Aunque todavía quedan tres Grandes Premios, y el último de ellos puntúa doble, Lewis Hamilton, después de su cuarta victoria consecutiva, parece haber puesto la directa hacia el que sería su segundo título de Campeón del Mundo.

Lewis Hamilton y Mercedes han entrado en la historia, por diferentes motivos, con ocasión de la primera carrera de Fórmula 1 disputada en Rusia; el inglés, por ser el primer piloto en colocar su nombre en el palmarés de otro trazado diseñado por el alemán Herman Tilke, y su equipo, Mercedes, por coronarse Campeón del Mundo de Constructores.

La victoria de Hamilton, aunque sólo tiene 17 puntos de ventaja sobre Rosberg, le afianza en su condición de máximo aspirante y máximo favorito al título, entre otras cosas porque Rosberg no parece estar en condiciones de batirle, ni siquiera intentando la «locura» que intentó en la primera curva, cuando frenó 25 metros más allá de los límites, le metió un plano de cuidado a sus ruedas delanteras y, lo que es peor, se salió de la pista, debiendo devolverle la posición mal ganada a su compañero de equipo.

Para colmo, el plano originó tales vibraciones, que Rosberg tuvo que entrar en la segunda vuelta a cambiar neumáticos, teniendo que hacer después la «machada» de mantenerse en la pista 52 vueltas con los mismos neumáticos, y a pesar de eso acabó 2º, demostrando que los Mercedes tienen más de un segundo en la manga para cuando lo necesitan, como fue esta vez el caso de Rosberg.

 

Kevin Magnussen, Daniel Ricciardo, Sebastian Vettel, Jean Eric Vergne
Kevin Magnussen, Daniel Ricciardo, Sebastian Vettel, Jean Eric Vergne

 

Entretanto, Hamilton mantenía el liderato desde la primera hasta la última vuelta y, cada día más «maduro», ni siquiera intentó hacerse con la vuelta rápida en carrera, un riesgo innecesario, de los que antes corría el «morenito», pero que ahora parece haber «sentado la cabeza» y deja esas «migajas» para que se les repartan entre sus rivales, en éste caso Bottas.

Por su parte, Fernando Alonso, que salía 7º, hizo una salida de las suyas, excelente, y se colocó 4º, pero una mala parada en boxes, donde perdió 5 segundos de más por un problema en la rueda delantera izquierda, le hizo perder unas remotas pero posibles opciones de podio, y a duras penas pudo ser 6º, aguantando por poco la presión de Ricciardo en las últimas vueltas. Poca más historia tuvo el Gran Premio, excepto la endiablada velocidad punta de los Williams, si bien Bottas todavía está un poco «verde», porque con el coche que tenía bien podría haber acabado 2º.

En cuanto al futuro, las cosas no parece que pinten demasiado bien para Fernando Alonso. Hamilton, que tiene un año más de contrato con Mercedes, pero que paró la ampliación que le ofrecían cuando tuvo dudas de si en su escudería apoyarían más a Rosberg que a él en la lucha por el título, ya se apresuró la semana pasada, al sentir el «aliento» del asturiano en la nuca, a decir que Mercedes es como su familia y que quiere seguir con ellos. Parece difícil que en Mercedes vayan a echar al piloto que les puede dar un Mundial. La única opción para Alonso sería McLaren, y Ron Dennis ya ha empezado a «apretarle» las clavijas al asturiano porque, aún siendo un posible matrimonio de conveniencia, (los dos no se soportan…), parecen condenados a entenderse. Pero Dennis no está dispuesto a que Alonso le «utilice» como equipo «puente» para llegar a Mercedes en 2016. O sea que, si Alonso está dispuesto a tragarse el «sapo» de volver a McLaren, tendrá que firmar un contrato por más de un año con una cláusula de indemnización enorme si se quiere ir del equipo.

 

Fernando Alonso, Kimi Raikkonen
Fernando Alonso, Kimi Raikkonen

 

Respecto a Carlos Sainz Jr., si los periodistas españoles que siguen el Mundial no dejan de presionar al Dr. Markó, su futuro cada día será más negro. Conociendo a los «personajes», me atrevo a asegurar que «papá» Sainz llamará, uno por uno, a los periodistas españoles que siguen el Mundial para pedirles que no «atosiguen» más a la gente de Red Bull y que les dejen decidir sin «presiones». Los austriacos son poco dados a aguantar «sugerencias», y pueden decidirse por un joven piloto de su programa, pero con «maletín». Y en esto Carlos Sainz Jr. estaría en desventaja.

Por último: todo parece indicar que los próximos 3 Grandes Premios serán los últimos de Antonio Lobato en la Fórmula 1, una liberación, créanme, para el que suscribe. Me resulta absolutamente insoportable, con Jules Bianchi todavía luchando por su vida en un hospital de Japón, que no menos de 3 veces por Gran Premio no diga que tal o cual piloto va a ir «a muerte». Ese «palabro» debería estar desterrado del vocabulario de alguien que se dedica a informar o narrar un deporte del motor. Antonio Lobato es muy joven, y no vio morir a nadie, pero algunos de los que ya peinamos canas no soportamos esa palabra en una carrera.

Será un «liberación» que se vaya Lobato. La parte negativa es que me parece que a partir del 2015 habrá que pagar por ver las carreras.

Hasta dentro de 3 semanas, con sombrero tejano y botas de vaquero.