WRC-Argentina

El que no haya seguido el Rallye de Argentina y se encuentre con el titular de la 1ª victoria mundialista de Kris Meeke y el doblete de Citroën, creerá que el espíritu de Loeb ha vuelto al Mundial y que Citroën vuelve a ser la referencia. Será que no. Ganó un Citroën, sí, pero porque perdió Volkswagen.

El Rallye de Argentina 2015 pasará a la historia como el de la debacle total del equipo Volkswagen, como el de los problemas en el equipo Hyundai y como el que, después de varias carambolas, consiguió su primera victoria mundialista Kris Meeke, un piloto al que nosotros no habíamos dado éste año ni la más mínima opción, igual que a su compañero Otsberg y al equipo Citroën. O sea que cada vez sabemos menos de esto.

¿Qué pasó para que ganase Meeke? Pues pasaron varias cosas. Para empezar, Ogier tuvo una avería mecánica en el primer tramo y tuvo que abandonar. Para seguir, Thierry Neuville pinchó en el primer tramo y perdió 4 minutos, y para rematarla, Dani Sordo, que venía haciendo un tiempazo en el larguísimo tramo que abría el rallye, después de la corta Súper Especial inaugural, empezó a tener problemas con la dirección asistida, que se acabaría rompiendo. Conclusión: mejor tiempo para Meeke, con Dani Sordo 2º, a medio minuto. O sea que, si Dani no hubiese empezado con problemas, y Neuville no hubiese pinchado, todo esto en el primer tramo, podríamos haber asistido a un 2º y sorprendente doblete de Hyundai, como el logrado el año pasado en Alemania.

Meeke no abandonó el liderazgo del rallye, a pesar de las dudas que siempre hubo sobre sus consistencia como piloto y, ayudado por una buena posición de salida, era el 10º en salir a disputar los tramos, fue forjando la que ha sido su primera victoria. Entretanto, Mikkelsen también había pinchado en el primer tramo largo, mientras que Latvala, al saber que Ogier estaba fuera de carrera, se tomaba las cosas con calma, ya que una victoria suya y un cero para Ogier le devolverían las pocas opciones que tenía de disputarle el título a su compañero de equipo. Pero ni tomándoselo con calma Latvala pudo acercarse a Meeke porque, cuando lo estaba haciendo, empezó a tener problemas de motor y ni siquiera pudo acabar el rallye.
Así las cosas, y cuando Dani Sordo empezaba a remontar, superando sus problemas de dirección asistida y de neumáticos, su i20 WRC los degradaba hasta el punto de haber llegado a alguna meta en las ‘lonas’, tuvo un problema mecánico que le obligó a abandonar cuando tenía el tercer escalón del podio al alcance de la mano.

La ‘procesión’ en Hyundai iban más o menos igual de mal que en Volkswagen, ya que al pinchazo inicial de Neuville y a la avería en la dirección asistida de Dani Sordo hubo que sumar un ‘calderazo’ de Paddon, que no acabó en tragedia por poco por culpa de unos espectadores mal situados, y a un ‘bombazo’ en el último tramo, la ‘Power Stage’ por parte de Neuville.

Que el Mundial de rallies es algo descafeinado no lo niega ya nadie, y que un piloto como Dani Sordo, que abandonó el sábado, se re-enganche al rallye y acabe 5º, es como para que el que hizo las normas se lo haga mirar, porque está muy bien eso del ‘súperrallye’ para que los que abandonen se puedan re-enganchar, pero que un piloto que abandone pueda acabar 5º no deja de ser extraño. Más justo sería que se diesen puntos, 3, 2 y 1, como en la ‘Power Stage’, por hacer 1º, 2º o 3º en cada tramo, pero que los que abandonen no puedan sumar puntos, aunque acaben entre los 10 primeros. Ogier, por su parte, no sólo se re-enganchó, sino que, aunque no pudo meterse entre los 10 primeros, marcó el scratch en la ‘Power Stage’, de tal forma que salió todavía más líder con esos 3 puntos. Por cierto: el ‘novato’ Evans acabó en el podio, 3º. Malcolm Wilson no se lo creía. Evans, tampoco.

La próxima cita es prácticamente en ‘casa’, en el norte de Portugal. Dani Sordo y el equipo Hyundai vienen de hacer unos test en la zona de Fafe de los que han salido muy contentos. Por cierto, en Argentina estrenaban el cambio de levas en el volante y, viendo cómo va el i20 WRC, no hay que descartarles al menos para el podio en la prueba lusa.

¿Volverán a romper los 3 Polo? Difícil siendo un equipo alemán, pero no imposible. La cuestión es que Ogier será Campeón, sí, y aunque hubiésemos preferido ver a Dani Sordo luchando por la victoria, y ganándole el rallye a Kris Meeke, no está mal que en el palmarés del Mundial haya un nombre diferente al de Ogier o una máquina que no sea un Volkswagen. Aunque la victoria de Meeke y Citroën haya sido un espejismo, bienvenida sea.

¿Vas a ir a Portugal? Yo que tu no lo haría, forastero. Entrar en los tramos resultará una odisea. La organización no dejará dormir en los tramos, que estarán tomados por la GNR y que se abrirán, todos los días, a las 5 de la mañana. Si duermes en un hotel, el atasco para entrar será de órdago… si te dejan entrar. Y si duermes cerca del acceso al tramo, entrar y salir será como hacer una etapa del Dakar.

No digas que no te avisamos.