Por mucha pasión que tengas por un deporte, cuando empieza la temporada y ya en el primer rallye ves que la vida sigue igual y que la única duda es saber si Ogier ganará todos los rallies, ésa pasión se apaga, el interés disminuye y la tensión desaparece. Y si Sordo lo hace fatal, ya me contarás. 

La de 2016 será, sin duda, una temporada de transición, toda vez que en 2017 la reglamentación técnica será nueva, gracias a la que los coches serán más espectaculares, al menos estéticamente, con más ‘aletines’ y más alerones, o sea más aerodinámica, y también tendrán más potencia. Ésta circunstancia ha justificado que Citroën no participe en el Mundial 2016 de forma oficial, y ni siquiera en todos los rallyes, ya que han optado por centrarse en el desarrollo del que será su arma para 2017, que estará basada en un C3. Además, el regreso de Citroën no es la única buena noticia de cara a 2017, ya que también Toyota está trabajando para volver al Mundial de rallies.

Con ésta situación, con los Volkswagen imbatibles, y con los Ford de Malcolm Wilson participando de forma casi testimonial, la única esperanza que nos quedaba era que el nuevo Hyundai i20 WRC funcionase, ya que se trata de un coche totalmente nuevo, que estrenaban precisamente en Montecarlo, y que es más largo, más ancho de vías y tiene algo más de potencia. Resultado: un fiasco.

7885_sordo-snow-new-i20-monte-2016_996_896x504

La 1ª etapa, nocturna y de sólo 2 tramos que entre los dos sumaban 41 kms., ya dejó a Dani Sordo a casi un minuto del líder que, sorprendentemente no era Sebastien Ogier, sino Kris Meeke. Semejante paliza, después de haber estado la semana anterior haciendo test sobre el terreno, era descorazonadora. Y más escuchando a los pilotos que decían que no tenían confianza, que el coche no se sujetaba y que correr así era un ay permanente. Pero lo peor, siendo malas éstas noticias, era que tanto Neuville como Paddon le metían tal saco de segundos a Sordo que el cántabro quedaba al borde del ridículo, sobre todo por la actuación de Paddon, que acababa a sólo 3.5 de Neuville,, mientras que Sordo lo hacía a 20.2, o sea que perdí con el belga medio segundo por km. Un desastre.

En la lucha por la victoria, Meeke estaba echándole carreras a Ogier, y fue el único que se lo puso difícil ya que, hasta que por culpa de un toque rompió el cambio, el de Citroën no se separó más allá del medio minuto de Ogier, una diferencia que en un rallye tan imprevisible como lo es Montecarlo, no es nada. Los demás, a años luz de Ogier, incluidos sus compañeros Latvala y Mikkelsen. Con éste panorama, y con Sordo perdiendo minutada tras minutada, ysiendo superado por sus 2 compañeros de filas, el interés por el ‘Monte’ cayó a menos 25.

Los últimos tramos, con Meeke ya fuera y Ogier paseándose, y sin nadie que tuviese que correr para ganar o para asegurar una posición, los Hyundai empezaron a estar delante, pero Sordo siguió siendo superado por sus 2 colegas, y eso que a Neuville, que le había caído en las manos el tercer escalón del podio con el abandono de Meeke, le dijeron que no corriese y que asegurase ése puesto, y eso que tuvo al 2º, Mikkelsen, a sólo 11.6. Así y todo, en ésas circunstancias, y con ésas órdenes, Neuville hizo 2 scratchs, dejando en evidencia a un Dani Sordo que, sinceramente, creemos que ha salido muy tocado del primer rallye de la temporada.

Para colmo, sus relaciones con Neuville no es que sean las ideales, ya que dentro del equipo hay cierta tensión, y esto no favorece para nada el desarrollo del trabajo que tienen por delante que, visto lo visto en Montecarlo, es mucho. Y todo ello suponiendo que sepan hacia dónde tienen que ir, porque no parece de recibo haber estado haciendo test y que a las primeras de cambio les pasen por encima y más debutando con un coche nuevo.

Ahora llega otro rallye ‘atípico’, Suecia, donde Hyundai a ‘liberado’ a Dani Sordo de la responsabilidad de puntuar para el equipo oficial, dando ése privilegio al emergente Paddon que, con actuaciones como las de Mónaco, aunque no acabó, está justificando la renovación y la continuidad. Para Sordo, correr sin ésa presión en un rallye que nunca se le ha dado del todo bien, seguramente será mejor, pero tanto en México como en Argentina, y ya ni qué decir de Poertugal, Dani Sordo puede estar jugándose algo más que su continuidad el Hyundai. Puede estar jugándose su futuro en el Mundial.

Toyota necesita y busca pilotos. Citroën, también. Y España no está como para acabar siendo un piloto de pago, porque aquí no hay patrocinadores que puedan pagarte tu continuidad en el Mundial. O Dani Sordo espabila, o correrá el riesgo de quedarse sin volante para 2017.