GP de Canadá

Después de un inicio de temporada desastroso, al actual campeón le han bastado dos victorias consecutivas, y dos malas actuaciones del líder del mundial, Rosberg, para meterse de lleno en la lucha por el título que ahora, y a falta de 14 carreras, parece ser otra vez cosa suya

 

A pesar de hacer la quinta pole de la temporada, de 6 carreras, para Hamilton, las dudas seguían, y siguen estando, en la salida, ya que el inglés, a pesar de las 4 poles anteriores, sólo llevaba una victoria, la del pasado Gran Premio de Mónaco. Y en Canadá esas dudas se confirmaron ya que en la salida, después de rozar otra vez la “tragedia” entre Hamilton y Rosberg, como en Montmeló, cuando los dos acabaron fuera de carrera en la 3ª curva, Vettel, que salía 3º, se aprovechó del “incidente”, (un leve toque), entre los dos Mercedes y se puso 1º. Para colmo de males para Rosberg, en su intento de no chocar contra Hamilton, se salió de la pista y pasó 10º por meta en la 1ª vuelta.

A partir de ese momento, la incertidumbre era la de las diferentes estrategias. Todo parecía indicar, como al final así fue, que Hamilton iría a una única parada, mientras que en Ferrari con Vettel habían optado por 2 ante las dudas que les generaban el desgaste de los neumáticos. Entre ellos, metido de lleno en la pelea por el podio, se coló un siempre agresivo Max Verstappen que, superando en la pista a su compañero Ricciardo, se colocaba sorprendentemente 3º y parecía a punto de conseguir otra de sus hazañas.

La cuestión es que la degradación de los neumáticos no fue tanta como se esperaban en Ferrari, y así vieron como la estrategia de Hamilton de ir a una sola parada se confirmaba como la más idónea para las condiciones de la pista, perdiendo Vettel la posibilidad de una necesaria victoria, tanto para él como para Ferrari, y así ponerle algo más de emoción a un campeonato que otra vez, recién iniciada la temporada, ya está claramente decantado a favor de uno de los 2 pilotos de Mercedes.

Con Hamilton y Vettel como claros candidatos a los dos primeros lugares del podio, por detrás, con Rosberg adelantando a lo loco para que la derrota ante Hamilton fuese lo menos dura posible, Verstappen, Bottas, Raikkonen y Ricciardo intentaron no sólo impedir que el líder del mundial les adelantase, sino también jugarse entre ellos sus opciones de podio. Al final, gracias a una buena carrera, a un buen pilotaje y a un motor, (Mercedes), que corre que se las pela, Bottas volvió al podio, 3º, dando una alegría a Williams, y dejando con la miel en los labios a Verstappen, 4º y a Rosberg, finalmente 5º, por delante de Raikkonen.

Con éste resultado, en el clasificación Hamilton ya está a sólo 9 puntos de Rosberg, una distancia perfectamente asumible y que, en apenas 2 carreras, pone el mundial más hacia las opciones del inglés que a las del alemán que, mientras negocia su continuidad en Mercedes, quería apurar sus opciones de ser campeón para negociar desde una posición ventajosa. Viendo los últimos resultados, parece que Rosberg tendrá que asumir que es mejor ser 2º, un año más, en Mercedes, que irse a un equipo en el que ganar sea una quimera.

En cuanto a Carlos Sainz, probó en clasificación el muro de los campeones, enterrando allí sus opciones de conseguir una buena posición en la parrilla de salida, quedando el 16º y, además, perdiendo 5 puestos más, penalizado por cambiar la caja de cambios. Al final salió el 20º, para acabar 9º, lo que no está nada mal, superando de paso a su nuevo compañero de equipo, el ruso Kvyat que, saliendo 5 puestos por delante del español en la parrilla, acabó el 12º, tres por detrás de Sainz.

Respecto a Fernando Alonso, otra carrera anodina e intrascendente del asturiano, y muy aburrida según él, en la que, a pesar de salir 10º, o sea después de haber entrado en la Q3, la última tanda de clasificación para la parrilla, no solo no pudo mejorar ningún puesto en la carrera, sino que incluso perdió uno, acabando fuera de los puntos, 11º. Peor le fueron las cosas a su compañero Button, que apenas aguantó 11 vueltas en carera. O sea: otro desastre para McLaren que, traiga las novedades que traiga, sigue en el pelotón de cola de los grandes equipos.

La Fórmula 1 no descansa porque la próxima cita es el próximo fin de semana, en lo que será una auténtica “rareza”, las calles de Bakú, la exótica capital de Azerbayán, en la primera visita de la Fórmula 1 a éste país, en un circuito urbano que en principio parece que será el más rápido de los circuitos urbanos que acogen el mundial, y en el que los neumáticos superblandos será la opción de todos los equipos, siguiendo las sugerencias del fabricante. El trazado inspira muchas dudas, tiene cierta peligrosidad, básicamente por lo estrechas que son algunas zonas, y habrá que contar con la madurez y la sensatez de los pilotos para que no asuman riesgos innecesarios en ésas zonas.

En cualquier caso, habrá que ver quién le explica esto a “Mad” Max Verstappen.