Rally Cerdeña

La máxima de que al primero que tienes que ganar es a tu compañero de equipo se vuelve en contra de Sordo después de que Paddon en Argentina y Neuville en Cerdeña hayan sido los pilotos que han ganado con un Hyundai. Es preocupante el bajón del cántabro

Al margen del continuo debate por la norma “anti” Ogier en los rallies de tierra, al menos hay algunos detalles del actual mundial de rallies que divertirán a los que no disfrutan con los resultados previsibles, dado que con el de Cerdeña, ya son 5 los ganadores distintos, de 3 marcas distintas, en los últimos 5 rallies del mundial, con Ogier ganando en Suecia, Latvala en México, Paddon en Argentina, Meeke en Portugal y Neuville en Cerdeña, un dato que podría hacer pensar en un mundial igualado y disputado, pero nada más lejos de la realidad.

El nivel está como está, y con Sebastien Ogier escapado hacia un nuevo título, a pesar de los palos que le ponen en las ruedas, resulta que después del Rallye de Italia, el 2º en el mundial es el que, sin ninguna duda, está siendo el peor piloto de todos los oficiales: Dani Sordo, si bien que nadie valore ni especule con sus opciones, incluso las de otros pilotos ya que, cuando el mundial llegará a su ecuador en la próxima cita, el 1º, Ogier, tiene 132 puntos, y el 2º, Sordo, tiene casi la mitad, 68.

Y decimos que Dani Sordo está siendo el peor piloto de los oficiales porque los datos, a pesar de la simpatía que sentimos por el de Puente San Miguel, son concluyentes, cruel y duramente concluyentes, en cuanto a que Dani Sordo le tiene que estar pasando algo, como poco por la cabeza, para estar haciendo un mundial tan pobre, tan lamentable y tan lejos de las que creemos, (nos resistimos, todavía, a escribir creíamos…), son sus posibilidades reales. Y si el único dato a favor es que ha puntuado en todas las carreras del año, a nosotros, sinceramente, y viendo cómo ganan sus compañeros de equipo, no nos vale. Esperamos más de él y le creemos capacitado para conseguirlo.

Al cántabro le ganan, y con facilidad, sus compañeros de equipo. Y no sólo le ganan en los tramos, alguno como Hayden Paddon incluso saliendo más castigado que Sordo por el orden de salida, sino que, si ya no fuese suficiente castigo para Sordo que le ganen en los tramos, sus compañeros ganan rallies, como Paddon en Argentina y Neuville en éste Cerdeña. Es verdad que alguno podrá decir que Paddon le iba ganando en Cerdeña, incluso saliendo delante de Sordo y encontrándose los tramos todavía más sucios que el cántabro, pero que acabó chocando y teniendo que abandonar. Sí. Es verdad. Pero no es menos cierto que algunos ya estamos deseando ver chocar, si fuese el caso, a Dani Sordo, pero al menos luchando por la victoria, en los tramos y en los rallies, como chocan Paddon y Neuville.

Para colmo de males para el cántabro, el joven e inexperto Kevin Abbring se permitió el lujo de, con un coche como el de Sordo, hacer un “scratch” en Cerdeña, mientras que Neuville, de 19 tramos, hizo 9 mejores tiempos. Ahí queda eso. ¿Sordo? De pena. El cántabro fue 8º, 11º, 7º, 4º, (con Neuville 1º), 10º, 6º, 7º, 4º, (otra vez con Neuville 1º), 6º, (ésta vez con Abrring 1º. Sonrojante), 8º, 8º, 4º, (nuevamente con Neuville 1º y, además Abbring 2º), 4º, 5º, (en otro scratch de Neuville), 8º, 8º, 7º y 6º en la Power Stage, con Abrring 2º y Neuville, que se jugaba la victoria, 5º. O sea: una debacle sin paliativos para Dani Sordo. Que le ganen sus compañeros de equipo le deja en mal lugar en Hyundai, pero que le ganen, en más de un tramo, pilotos como Camilli, Suninen o Bertelli, es la señal inequívoca que algo pasa con Dani Sordo porque sus últimos resultados, a pesar de 4 cuartos puestos consecutivos, no son normales.

Al margen del mal rallye de Dani Sordo, en Cerdeña, en líneas generales se cumplieron los pronósticos, ya que, sabiendo lo penalizado que estaría una vez más Ogier al tener que abrir pista, Neuville y Latvala, gracias a su retrasada posición de salida, eran los máximos favoritos a la victoria. Y ambos cumplieron, manteniéndose pegados uno al otro, en algunos momentos separados apenas por unas décimas, y entre los dos se jugaron la victoria. Latvala, que no podía seguir cometiendo errores, entendió que a veces es mejor ser 2º que chocar, y así se conformó con acabar el rallye por detrás de Neuville y por delante de un Ogier que, pendiente del teléfono, su mujer está a punto de dar a luz su primer hijo, tenía un jet privado esperándole en el aeropuerto de Alghero por si había “rotura de aguas”, estando autorizado por su equipo para abandonar el rallye, fuese como fuese, si su mujer se ponía de parto.

Por detrás de Ogier, como ya hemos comentado, 4º acabó Sordo, pero a 1:16 del francés y a casi 3 minutos de su compañero de equipo, y todo ello gracias a que en dos tramos, el 15 y el 16, abandonaron los noruegos Mikkelsen y Otsberg, porque sino la posición final de Sordo habría sido un 6º.

En cuanto al otro español, José Antonio Suárez, fue visto y no visto porque una avería electrónica le obligó al abandono a las primeras de cambio y, aunque la idea de su equipo era que saliese el 2º o el tercer día, no lo pudo hacer en ninguna de las otras 2 etapas porque sus mecánicos no pudieron encontrar la avería.

La próxima cita será, a finales de junio, en Polonia y sobre tierra, con velocidades similares a las de Finlandia y el 33% del rallye nuevo, o sea un desafío para las notas.