6 cosas que debes saber sobre las 500 millas antes de ver la carrera

0
4439

Si eres aficionado a la velocidad, si te has “comido” Grandes Premios de F1 sin adelantamientos, carreras de resistencia interminables y todo el motor que televisan los canales de nuestro país mientras tus cuñados se reían de ti por ser el bicho raro de la familia, eres carne de cañón de la Indy500, y necesitas saber estas 6 cosas que te voy a contar antes de ponerte frente al televisor el próximo 28 de mayo.

  1. El escenario. El circuito de Indianápolis Motor Speedway.

En 1905 Carl Graham Fisher, después de un viaje por Europa disfrutando del motorsport y viendo la ventaja que el viejo continente le sacaba a EEUU en cuanto a diseño y fabricación de los coches, pensó que una pista de pruebas y un circuito permanente le iría muy bien a sus país. Las carreras serían más seguras, ya que en aquellos años se corría en hipódromos y vías públicas, y los fabricantes podrían realizar pruebas de velocidad sostenida a sus vehículos.

En agosto de 1909, la idea se hizo realidad y la nueva pista ovalada celebró una primera carrera llena de accidentes que tuvo que ser suspendida debido al mal estado de la pista. No fue hasta diciembre de ese mismo año, cuando la grava, la piedra caliza y el alquitrán fueron sustituidos por 3,2 millones de ladrillos de 4,5 kg colocados sobre arena y estabilizados con mortero, cuando se comenzó a correr con seguridad.

En 1961 Indianápolis Speedway fue totalmente pavimentada pero mantuvo en la línea de salida y llegada una “tira” de 36 pulgadas (91,5 cm) de los ladrillos originales que se conoce como BrickYard, que es tradicionalmente besada por el ganador desde 1996 para homenajear su legendaria historia.

Hoy, el circuito oval de 4 curvas izquierda con un peralte de 9º12” y dos rectas de 0,625 millas (1 km) cada una, tiene la misma distancia de antaño, 2,5 millas (4,023 km) y es el recinto deportivo de mayor capacidad del mundo con 275.000 plazas permanentes.

  1. La Carrera de las 500 millas de Indianápolis.  

En 1911 se celebraron las primeras 500 Millas de Indianápolis. El ganador fue Ray Harroun, y se le recordará por haber utilizado un accesorio nunca utilizado antes; el espejo retrovisor. Esto le permitió, saliendo desde la posición 28 de la parrilla, controlar a sus rivales y ganar la carrera en 6 horas 42 minutos 8 segundos a un ritmo de 74,602 millas por hora. Desde entonces y a excepción de los años 1917, 1918, 1942 y 1945 en los que no hubo 500 millas a causa de la Primera y Segunda Guerra Mundial respectivamente, se han celebrado 100 ediciones, siendo la del 28 de mayo la edición 101 de la prueba.

En la prueba participan 33 pilotos que se reparten en 11 líneas de la parrilla de salida y corren en el sentido contrario a las agujas del reloj. El ganador será el piloto que haya completado más rápidamente las 200 vueltas (800 km) al circuito.

La fiesta de la Indy comienza dos semanas antes con la Rookie Orientation Program, un programa de entrenamiento para los novatos donde van adaptándose a la alta velocidad en el circuito oval. Además, los pilotos disponen de varios días de entrenamientos antes y después de la clasificación. La carrera del domingo completa un espectacular mes de mayo del motor en Indianápolis.

Algo a tener muy presente en la Indy 500 es la climatología. Los coches no pueden salir a pista en condiciones de lluvia. Es decir, si llueve, la carrera se pospondrá hasta que la pista se seque. Si una vez dada la salida la lluvia hace su aparición, los jueces pueden parar y dar por finalizada la prueba, siempre y cuando se hayan dado más de la mitad de las vueltas.

Te dejamos alguno de los datos más significativos de la carrera; la velocidad máxima alcanzada ha sido de 384,969 km/h en la clasificación de 1996. El último ganador fue Alexander Rossi, un debutante llegado de la F1, y “empujado” por un motor Honda. Hasta la fecha han fallecido 41 pilotos.

  1. Los monoplazas.

Los coches que participan en las 500 millas son todos iguales, ya que comparten el mismo chasis Dallara que puede ser equipado con dos motores, Honda o Chevrolet de 700 cv que empujan monoplazas de 700 kg de peso aproximadamente. El Indycar está preparado para rodar a la más alta velocidad posible en un circuito oval donde todas las curvas son a la izquierda. Los pilotos buscan la máxima velocidad por ello salen a pista con muy poca carga aerodinámica.

Los neumáticos no tienen el mismo tamaño ni están fabricados con el mismo compuesto, siendo los de la derecha más grandes que los de la izquierda, ya que estos son los que más esfuerzo tienen que soportar. Todos los equipos tienen a su disposición los mismos neumáticos.

¿Lo complicado? Lograr un buen balance del coche, es decir, que sea rápido y fácil de conducir a alta velocidad, y controlar el desgaste de los neumáticos para alargar lo más posible las paradas en boxes durante las 3 horas aproximadamente que dura la carrera (200 vueltas)

En las cámaras onboard verás los pilotos en recta con el volante un poco girado hacia la derecha debido a que los monoplazas son asimétricos y están configurados para que giren bien a alta velocidad.

  1. El trofeo Borg Warner.

Es uno de los trofeos más codiciados del mundo del deporte del motor, y se entrega al ganador de las 500 Millas de Indianápolis desde 1938. Pesa 41 kg y mide 1,71 mts de alto. En él quieren ver su cara grabada en relieve los todos los pilotos que participan en las 500 Millas.

La trofeo Borg Warner, diseñador por Robert J. Hill y fabricado por Spaulding-Gorham, está realizado en plata y significa gloria y tradición para el vencedor del legendario evento. Es el trofeo más antiguo en el deporte del motor y fue comparado con una medalla olímpica por Louis Mayer, el primer piloto en recibirlo. Su poseedor, además de conseguir la preciada joya, se embolsa un importante premio económico de más de 2 millones de dólares.

  1. ¿Por qué quiere ganar Fernando Alonso las 500 millas?

Todo piloto sueña con ganar tres grandes carreras; el Gran Premio de Mónaco de F1, las 24 Horas de Le Mans y las 500 Millas de Indianápolis. Cualquiera de esas tres es un enorme desafío por sí sola, pero lograr la victoria en todas ellas es una hazaña que solo ha podido lograr un piloto en la historia. Graham Hill es el único que tiene en su poder la Triple Corona, un logro no oficial y que reconoce al vencedor de las tres carreras más famosas del mundo.

  1. ¿Dónde y cuándo se pueden ver las 500 Millas de Indianápolis?

Las 500 Millas, el evento del motor más importante de Estados Unidos y uno de los más importantes del mundo, la podrán ver los abonados de Movistar+ con cualquier paquete contratado, el domingo 28 de Mayo a las 18:20 hora española, dos horas después de la finalización del Gran Premio de Mónaco.

Serán 200 emocionantes vueltas que comenzarán con la emotiva y tradicional frase de “Ladies and gentlemen: start your engines”.

Prepárate para un domingo de Gloria.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 1 =