Hamilton de principio a fin

0
143

Los Mercedes, 1º y 2º, consiguieron superar a los Ferrari en Montreal, y con su victoria Lewis Hamilton recorta diferencias con Sebastien Vettel que, a pesar de que solo pudo ser 4º, mantiene el liderato del mundial, ahora con apenas 12 puntos de ventaja sobre Hamilton

A pesar de que Lewis Hamilton ganó el Gran Premio de Canadá sin oposición, éste año las carreras de la Fórmula 1 tienen y mantienen un interés que no habían tenido en las 4 o 5 temporadas precedentes, y en la prueba disputada en el trazado semiurbano de la isla artificial de Notre Dame, en Montreal, hubo bastante más que una victoria sin discusión por parte del primer piloto de Mercedes, secundado en el podio por su compañero de equipo, el finlandés Valtteri Bottas y por el australiano Danielle Ricciardo 3º, por tercera carrera consecutiva, con su Red Bull.

Y es que la primera vuelta marcó muchas cosas en el destino final de la carrera, entre ellas el abandono prematuro de Carlos Sainz. El madrileño no vio que por su interior, por su derecha, se le había “colado” Romain Grosjean, cerró al francés, y el toque fue inevitable, con el Toro Rosso de “Carletes” chocando contra el muro y volviendo a la pista, ya sin control, para llevarse “puesto” al Williams de Felipe Massa, en un incidente que, además, perjudicó a Fernando Alonso, que ante el “guirigay” que se montó delante suyo, tuvo que levantar el pie e, incluso, irse a la hierba, momento que aprovechó su compañero Vandoorme para adelantarle. Alguna prensa española se apresuró a echarle la culpa del incidente a Grosjean, pero cuando los comisarios visionaron una y otra vez el vídeo, la conclusión de que el “culpable” era el piloto español no dejó lugar a las dudas, siendo el propio Sainz el primero en pedir disculpas por su error. No problemo. Tres puestos de sanción en el próximo Gran Premio y dos puntos menos en el “carnet”.

Pero no pasó solo esto en la primera vuelta, ya que hubo un hecho mucho más importante para el devenir del Gran Premio. Y es que el irreverente “Mad” Max Verstappen hizo una salida fulgurante, llegando a colocarse 2º, salía 5º, superando, de una “tacada”, a los Ferraris de Vettel y Raikkonen y al Mercedes de Bottas pero, todo tiene un pero, en su endemoniada salida, se llevó por delante un apéndice de la “bigotera” del Ferrari de Vettel, obligando al alemán a entrar prematuramente en boxes, volviendo el líder del mundial a la pista…¡el último!

A partir de ese momento, carrera cómoda para los Mercedes, nuevo fiasco para Verstappen, que rompió el motor, y recuperación alocada de un Vettel que, vuelta tras vuelta iba recuperando posiciones, hasta llegar al 4º puesto, a espaldas de Ricciardo, al que al final no pudo adelantar porque le habría hecho falta una vuelta más, y porque perdió mucho tiempo detrás de los Force India que, peleando entre ellos, le complicaron todavía más la carrera al de Ferrari.

En cuanto a Fernando Alonso, tal y como se esperaba, poco o nada nuevo que decir. Cruel abandono, otra vez a falta de una vuelta por avería en el motor, cuando iba 10º y podría haber conseguido el primer punto de la temporada. El asturiano ya no sabe qué decir y, viendo el panorama que hay en su equipo, tiene poco que hacer. Entretanto, en el peor momento de la brillante carrera del asturiano, Hamilton dejó claro en una entrevista los motivos por los que seguir hablando de que en Mercedes quieren a Alonso para 2018 es falsear la realidad, pretender intoxicar, vender cuentos chinos o, como dicen en Galicia, “o falar non ten cancelas”. Y es que el británico se sinceró diciendo que su relación con Alonso fue “tóxica”, se refiere a la del 2007, y que tenerle como compañero de equipo sería un error, para él, para Alonso y para el equipo. Pues eso. Que, salvo “milagro” japonés, que nunca hay que descartar estando Honda por el medio, Alonso ya puede ir buscándose equipo para 2018. Bueno: buscándose equipo o buscándose disciplina. En Mercedes no le quieren. En Ferrari no le quieren. En Red Bull no le quieren. ¿Qué le quedaría? Williams? ¿Force India? Con semejante panorama, quizás sea mejor la Indy o la Nascar, sin olvidarse de la Resistencia, donde le espera su amigo Mark Webber.

La próxima cita será en la exótica Bakú.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro + uno =