La hora de Ott Tanak

0
269

Por fin llegó la primera victoria de uno de los mejores pilotos que a día de hoy compiten en el mundial de rallies. Ott Tanak, después de haber rozado el triunfo varias veces, emula a su protector, Markko Martín, y es el segundo piloto estonio en ganar un rallye del mundial

Aunque resulte absurdo pedir o esperar “justicia” en un deporte, y más si hablamos de uno como el automovilismo, en el que la mecánica tiene mucho que decir, lo cierto es que con el triunfo de Ott Tanak en Cerdeña, de alguna manera se hace justicia con los méritos de un chaval que, nunca con los mejores medios, ya había estado 2 o 3 veces rozando su primera victoria con la punta de los dedos y que, por diferentes razones, se le habían escapado. Su hora llegó en la séptima prueba del mundial, y prueba de los méritos acumulados por el protegido del ex piloto Markko Martin, es que todos, incluso sus rivales, se alegraron de su victoria, porque se la merecía.

El mérito de Ott Tanak es todavía mucho mayor si tenemos en cuenta los “detalles” de su programa que, todo hay que decirlo, tiene con M-Sport gracias a la aportación económica de la marca de neumáticos DMack, una empresa creada hace menos de 10 años por Dick Cormak, un “viejo” conocido de la todopoderosa Michelín, ya que trabajó, como ingeniero, muchos años para la marca francesa. Ahora no solo les hace la “competencia”, sino que les gana un rallye y empieza a amenazar el dominio de la marca francesa en el mundial, y no solo por la victoria de Tanak, sino por la “casi” victoria de Elfyn Evans en Argentina, un logro que no alcanzó el joven galés por apenas ¡7 décimas!

El Rallye de Cerdeña siguió la tónica de las últimas pruebas del mundial, y fue un rallye apasionante con, por ejemplo, 6 pilotos separados por apenas 14 segundos después de disputados 8 tramos y máxima igualdad, antes de que las “desgracias” empezasen a clarificar el panorama entre los pilotos que se jugaban la victoria. Y, ya que hablamos de “desgracias”, la crónica hay que abrirla con las de Dani Sordo que, a pesar de insistir en que no era éste un rallye en que se sintiese especialmente “cómodo”, hizo el mejor tiempo en el “shakedown”, el 3º mejor en el primer tramo, y hasta el “scratch” en el 4º tramo, colocándose en ése momento 5º en la general, pero a solo 10.8 del líder, que era Kris Meeke, justo antes de que, en el 5º tramo, el cántabro se quedase sin turbo y perdiese algo más de un minuto y el “tren del podio. Con el fallo del turbo los problemas de Sordo no hicieron más que empezar, y ni siquiera el paso por el Parque de trabajo le ayudó a solucionar definitivamente sus problemas, ya que se reprodujeron, haciéndole perder mucho más tiempo, alejándole definitivamente, incluso de los 10 primeros y, para colmo, “castigándole” con tener que abrir pista en las dos últimas etapas del rallye.

Hasta ése momento el rallye no podía estar más interesante, con 5 líderes diferentes después de cada uno de los 5 primeros tramos, como fueron, sucesivamente, Neuville, Meeke, Hanninen, de nuevo Meeke y finalmente Paddon, “desgracias” añadidas al mal fario de Sordo ya que, si incomoda que todo lo malo te pase a ti, incomoda mucho más cuando tus compañeros de equipo, con tu mismo material, van en algún momento líderes de un rallye que a ti se te “atraganta” a las primeras de cambio.

Con Sordo fuera de la lucha por el podio, incluso por la victoria, la mayor expectativa estaba en ver cuánto sufría Sebastien Ogier abriendo pista, y si podría recuperar el segundo y el tercer día lo perdido el primero. En ésta ocasión, no solo perdía mucho tiempo abriendo pista, sino que su Ford no iba bien, aunque el francés no era capaz de explicar qué era lo que le estaba pasando, si bien parecía ser algún problema de transmisión, posiblemente de origen electrónico, porque su coche no iba derecho ni en las rectas. El francés acabó la 1ª etapa 7º, ya a 41” del líder, con el agravante que, al ir 7º, aunque ya no abriría pista, llevaría pocas “barredoras” delante en la 2ª etapa, con lo que seguiría sufriendo y, nunca mejor dicho, mordiendo el polvo de los pilotos que llevaba por delante.

La 1ª etapa acabó con un sorprendente 1-2 de los pilotos de Hyundai que no habían tenido problemas: Paddon 1º y Neuville 2º, a solo 8.2 de su compañero. Pero lo interesante era que Tanak ya era 3º, a solo 9.5 de Paddon, y Latvala 4º, solo 3 décimas por detrás de Tanak, o sea a apenas 9.8 del líder. Un poco más atrás venía Otsberg, a 14.7 de Paddon, Hanninen, ya a 38, y el ya mencionado Ogier, a 41” del neozelandés, todo ello sin olvidarnos de contar que en el 5º tramo, al que Kris Meeke había salido como líder, pero con solo 8 décimas de ventaja sobre Paddon, se producía otra nuevo accidente del piloto de Citroën, destrozando su C3 WRC, tanto que ni siquiera podía reengancharse, accidente que, aunque esto se supo al día siguiente de acabar el rallye, acabaría costándole que su marca decidiese mandarlo unos días a la “nevera”, comunicándole que no correrá en el próximo rallye, en Polonia, y que su lugar lo ocupará el “debutante” en Cerdeña, Andreas Mikkelsen que, haciendo un rallye muy tranquilo, lo que le pidieron, haciéndose al coche, después de no haber competido con un WRC en la que llevaba de temporada, solo pudo acabar 8º, a una “minutada” de los mejores. Pero por lo menos no chocó.

Por cierto: en el tramo en el que Meeke se pegó un nuevo “palo”, saltó otra noticia: Esapekka Lappi hacía el mejor tiempo con el Toyota, lo que confirmaba 2 cosas. Una, que la apuesta por el joven finlandés no estuvo equivocada, y dos, que el Toyota es cada vez más competitivo porque, además del primer “scratch” de Lappi, había que contabilizar a favor del equipo que dirige el 4 veces campeón del mundo Tommi Makkinen, otro mejor tiempo, éste de Juho Hanninen, en el tercer tramo, y la confirmación de Lappi, que volvía a ser el más rápido en el 6º y en el 7º tramo, o sea tres mejores tiempos consecutivos, y también volvía a ser el más rápido en el 15º  tramo, repitiendo como el mejor en los dos últimos, el 18º y el 19º, sumando a su casillero los 5 puntos que se adjudican al más rápido en la “Power Stage”.

Dani Sordo, por su parte, era 2º en la “Power Stage”, a solo 4 décimas de Esapekka Lappi, y también hacía sus “pinitos”, marcando el mejor tiempo en los tramos 8º, 9º y 17º siendo, después de Lappi, con 5 mejores tiempos, el 2º piloto con más “scratchs” del rallye, con 4. No estuvo mal por parte del cántabro.

En cuanto a Ott Tanak, que acabó el 11º tramo a 14.6 del líder, en ése momento Paddon, y a 5.7 del 2º, Neuville, desencadenó a partir del 12º tramo el ataque al liderato, haciendo 3 mejores tiempos de forma consecutiva, en los tramos 12º, 13º y 14º, metiéndole tanta presión a Paddon que el de Nueva Zelanda cometía un error de novato, chocando y destrozando la suspensión trasera derecha, teniendo que abandonar y dejando la lucha por la victoria en manos de Tanak y de Latvala, porque el otro Hyundai, el de Neuville, se había quedado sin frenos y, aunque seguía en la “pomada” por el podio, caía la tercer puesto, pero ya a más de un minuto de Tanak y a 37.9 de Latvala.

La última etapa, de solo 4 tramos, sirvió para que se lucieran los Toyota, con 2 mejores tiempos de Lappi y con Latvala “apretando” a un Tanak que ésta vez ni cometió el más mínimo error, ni sufrió ninguna desgracia, alcanzando una más que merecida primera victoria, superando la final a Latvala por 12.3. Tercero acabó Neuville, que así le recorta algunos puntos a Ogier, que sigue líder, pero ahora con solo 18 puntos sobre el belga de Hyundai, siendo 4º un brillante Lappi, 5º un desdibujado Ogier y 6º el tercer Toyota, el de Hanninen, en el que ha sido un excelente resultado para la marca japonesa, metiendo 3 coches entre los 6 primeros, el 2º, el 4º y el 6º, un éxito solo superado éste año por la victoria de Latvala en Suecia. En cuanto al Junior WRC, otro contundente triunfo de la figura emergente entre los pilotos españoles, Nil Solans.

La próxima cita, a fin de mes, en los rápidos tramos de Polonia, un rallye con ciertas similitudes con el de Finlandia, en el que, como ya hemos dicho, en Citroën no estará Kriss Meeke y sí Andreas Mikkelsen y en el que, visto lo visto en lo que llevamos de temporada, los Hyundai volverán a ser los coches a batir, Tanak uno de los pilotos a controlar, (se ha colocado 3º en el mundial, a 15 puntos del 2º, Neuville y a 33 del líder, Ogier), y Dani Sordo, e incluso Elfyn Evans y Esapekka Lappi, como los candidatos a ser el 6º piloto diferente en ganar ésta temporada, después de las victorias, en los primeros 7 rallies, de Ogier, que ganó 2, (Montecarlo y Portugal), Latvala, (ganó en Suecia), Meeke, (ganó en México), Neuville, (que ganó otros 2, en Córcega y en Argentina), más la del “5º jinete” que gana en 2017, Ott Tanak en Cerdeña.

Vaya mundial más apasionante. La pena es que, teniendo Dani Sordo coche para ganar, no le sale un rallye a derechas.

Paciencia. Ya llegará.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 5 =