Hamilton aprovecha la carambola de los Ferrari

0
128

Cuando todo parecía indicar que en las calles de Singapur se vería una batalla sin favoritos para una victoria muy importante para el título, la incertidumbre no duró ni una sola curva, porque antes de llegar a la 1ª, de una tacada, Vettel, Raikkonen y Verstappen quedaron fuera de carrera

Ver para creer. Cuando parecía que los Ferrari lo tenían todo a favor, con Vettel saliendo desde la pole y Raikkonen 4º, con los 2 Red Bull en medio, Verstappen 2º y Ricciardo 3º, y cuando Hamilton, el mayor Coleman de la historia solo había conseguido ser 5º, una carambola antes de la 1ª curva puso la carrera patas pa’rriba, con 3 de los 4 peores rivales de Hamilton fuera de carrera a las primeras de cambio, dejando al inglés de McLaren líder y sin enemigos en la pista.

En cualquier caso, la historia de la salida del Gran Premio de Singapur hay que explicarla con datos de unos minutos antes de que el semáforo se pusiese verde, cuando apareció la temida lluvia, siempre temida pero mucho más cuando no se había hecho ni un solo entrenamiento con la pista ni húmeda ni mojada y, además, es de sobra sabido que los circuitos urbanos tienen un “grip”  con agua mucho menor que cualquier pista tradicional. En ésas circunstancias, y todo vez que, por fin, se ha acabado la anodina época de que, cuando llovía se salía en formación detrás del “safety car”, estaba claro que media carrera se iba a jugar en la salida. Y así fue, aunque ni el más avezado de los videntes habría sido capaz de vaticinar semejante “desfeita”.

La cuestión es que  Vettel salió bien, Verstappen regular y Raikkonen muy bien. El joven holandés, con una gran capacidad de tracción, enmendó en pocos metros una salida que no fue excelente, y se puso a la par de un Vettel que, para proteger su posición y poder trazar bien la entrada a la 1ª curva, de derechas, empezó a dejarse ir ligeramente hacia la izquierda, que era por donde venía lanzado Verstappen, obligando al de Red Bull a, su vez, irse ligeramente hacia su izquierda, o sea hacia el muro. La cuestión es que Raikkonen, que había hecho una salida fulgurante, venía por la izquierda de Verstappen como un misil y, antes de llegar a la 1ª curva, y ya sin espacio hacia donde irse, y sin ningún ánimo de levantar el pie del acelerador, acabó chocando con su rueda trasera contra Verstappen, tirándolo contra Vettel, y acabando allí los 3 su carrera.

Lo peor, siendo esto de lamentar, no había terminado porqué con Verstappen y Vettel ya sin control, al llegar a la 1ª curva, se llevaron “puesto” a un Fernando Alonso que, desde el 8º puesto, había salido como un poseso y ya estaba metiéndose entre los 4 – 5 primeros. Alonso, aunque pudo seguir, poco después tenía que abandonar, dijeron que por falta de potencia, pero lo cierto es que el fondo plano de su McLaren se veía tocado y así se consumó un nuevo abandono del piloto asturiano.

Con los 2 Ferrari fuera y el peligroso Red Bull de Verstappen también tirado en la “cuneta” Hamilton, que se libró por los pelos de la “movida”, iba líder, detrás del coche de seguridad y sin aparentes enemigos a la vista. Para colmo, el británico ya ha dado más que suficientes muestras de su habilidad pilotando en agua, y así su 3ª victoria consecutiva fue casi coser y cantar. Llegar a Singapur con solo 3 puntos de ventaja sobre Vettel, salirte casi todo mal en la clasificación, hasta el punto de salir 5º en un circuito urbano, con lo difícil que es adelantar, y llevar delante a 4 “huesos” como los 2 Ferrari y los 2 Red Bull, y que entre ellos te hagan el “aclarado” para facilitarte una plácida victoria, es como para decir, como dijo Hamilton: “Parece que Dios ha puesto su ojo en mi hoy”. Lewis dixit.

Por detrás, en la pelea por aprovechar la “liada” de la 1ª curva hubo de todo, si bien el alumno más aventajado de todos fue Carlos Sainz que, saliendo 10º, y a pesar de algunas “excursiones” por llegar pasado a alguna curva, acabó 4º, por detrás de unos inalcanzables para él Hamilton, Ricciardo y Bottas consiguiendo así su mejor resultado en la Fórmula 1 justo en la semana en la que se cerró, definitivamente, su “cesión” a Renault a partir de 2018.

En cuanto a Fernando Alonso, sus declaraciones post-carrera fueron muy llamativas, ya que llamó la atención que un hombre de su experiencia pudiese afirmar, como afirmó: “que el podio estaba garantizado y que incluso podría haber luchado por ganar”. Sabiendo la cantidad de cosas que pueden pasar en una carrera, y conociendo la poca competitividad de su McLaren, dar por “garantizado” un podio, cuando perdiste toda posibilidad de conseguirlo en la 1ª curva, resulta, al menos a nosotros nos resulta, como poco, sorprendente. Y afirmar que, incluso, podría haber luchado por la victoria, ya raya lo surrealista. Sus declaraciones quizás hayan sido fruto de la frustración porque sí es cierto que, con 3 durísimos rivales fuera en la 1ª curva, está claro que, saliendo Alonso 8º podría, perfectamente haber quedado 5º ya que, de hecho, su compañero Vandoorne, que salió inmediatamente detrás del asturiano, 9º, acabó 7º. Cosas de Alonso.

Por lo demás, la semana dejó el trasfondo de la confirmación de la “vergüenza” de Honda, así lo reconocieron, al ser “echados” de McLaren, y la consiguiente llegada de Renault como motorista de la escudería de Woking para los 3 próximos años. ¿Mi opinión? Qué quieren que les diga. Pues que, sin tener ni idea de esto, creo que los de McLaren han hecho un pan como unas tortas. Renault no ha demostrado tener un motor ni competitivo ni robusto, mientras que el de Honda sí está claro que a peor no podía ir, y que ahora, con el “pastón” que se ahorrarán no pagándole a McLaren, podrán invertir más recursos en darle una alegría a Toro Rosso y, si suena la flauta, acabar motorizando a Red Bull para volver a hacer ganador al equipo de la bebida energética. ¿Se imaginan a “Mad” Max Verstappen campeón del mundo con Honda en 2019? Yo sí.

En 15 días se corre en Malasia, un circuito de los de “verdad” y allí lo más seguro es que ya se sepa qué va a hacer Fernando Alonso en 2018. Él dice que tiene muchas opciones y todas para ganar, aunque todo indica que seguirá en McLaren que, por cierto, le daría permiso, como “gracia” por quedarse, para correr las 24 Horas de Le Mans. Cuesta, (me cuesta), no creer en lo que dice, si bien un servidor debe ser sincero y reconocer que, diga lo que diga el asturiano, no ve a McLaren para ganar en 2018. Pero claro: si lo dice Fernando Alonso… ¿quién se atreve a llevarle la contraria?

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 − uno =