Hamilton pone la directa al título

0
102

El 4º título de campeón del mundo de Lewis Hamilton es solo cuestión de tiempo e, incluso, y viendo los malos resultados de Ferrari en las últimas carreras, el piloto de Mercedes hasta podría coronarse como campeón en el próximo Gran Premio, en Austin, Texas, Estados Unidos

¡Vaya mala racha que llevan los Ferrari! ¡Y vaya buena racha que lleva Hamilton. Sumando las últimas y muy buenas carreras del inglés de Mercedes y las últimas malas carreras de los 2 pilotos de Ferrari, las cuentas dicen que Hamilton, a falta de 4 Grandes Premios, (Estados Unidos, México, Brasil y Abu Dhabi), le lleva nada menos que 59 puntos de ventaja a Vettel, de tal manera que, si Hamilton sigue ganando, en Texas, si Vettel no acaba entre los 5 primeros, Hamilton saldrá de Estados Unidos como campeón.

Lo de Ferrari es difícil de aceptar. En las calles de Singapur, en la salida chocaron los dos bólidos rojos en la primera curva, en malasia, cuando Vettel parecía ser el dueño de la pole ni siquiera pudo disputarla por un problema de motor, teniendo que salir el último y Raikkonen, que se había metido 2º en la parrilla, o sea en la 1ª línea de salida, ni siquiera pudo disputar la carrera por una avería mecánica. No ganó Hamilton, (ganó Verstappen), pero hacer 2º con el Ferrari de Vettel 4º fue una buena cosecha para el inglés de Mercedes.

En Japón, un circuito de piloto como pocos, (Spa y pocos más…), se esperaba mucho de Vettel, pero el alemán solo duró 5 vueltas en carrera, después de haberse mascado la tragedia en la parrilla de salida, al descubrirse un nuevo problema de motor en el Ferrari del que hasta ahora era el único rival que le quedaba a Hamilton en disposición de presentarle batalla de cara al título.

Se acabó. O casi. Hamilton no tiene ni que preocuparse por lo que haga Vettel, porque ni siquiera ganado el alemán de Ferrari los 4 Grandes Premios que quedan arreglaría la situación, porque para tener alguna opción Hamilton tendría que fallar en 3 de las 4 carreras que faltan. Olvídenlo. No lo es matemáticamente, pero a Hamilton solo le falta un pasito más para convertirse en tetracampeón del mundo.

Del resto, poco que contar, excepto la novedad de que Carlos Sainz correrá con Renault desde la próxima carrera, marchándose, al menos temporalmente, del equipo que le dio la oportunidad de correr en la Fórmula 1 con mal sabor de boca. Abandonó por una salida de pista en la primera vuelta. Su Toro Rosso sufrió un pinchazo lento y, en una frenada el madrileño acabó fuera de la pista.

No pasó desapercibida una nueva muy buena actuación de los Red Bull, 2º Verstappen y 3º Ricciardo, algo que da esperanzas a McLaren, y a Alonso, ya que en 2018 el asturiano equipará ése motor, si bien, más que por motor, los Red Bull están brillando porque tienen el mejor chasis que a día de hoy hay en la Fórmula 1.

En cuanto a Alonso, después de salir el último, hizo una gran remontada, aunque no consiguió acabar en los puntos. Fue 11º. Sin embargo, en vez de ganarlos, perdió puntos, en éste caso del carnet, ya que los Comisarios Deportivos lo sancionaron con la pérdida de 2 puntos, además de la correspondiente reprimenda, por haber molestado a Hamilton y a Verstappen cuando le doblaron. Alonso, metido en una batalla con Massa por la 10ª plaza,  hizo caso omiso, o tardó en hacer caso a las banderas azules y a las luces que se le encendieron en el display de su volante, hecho que, como ya olía a cuerno quemado lo que le pasó con Vettel en Malasia, obligó a que le llamasen a capítulo y le sancionasen.

Alonso, como casi siempre, poco o nada diplomático, dijo que no le importaba la decisión de los Comisarios ya que poco podían hacer en contra suya ya que no le podían sacar ningún punto de su casillero porque no había puntuado. No se los sacaron de la clasificación, pero sí del carnet. Y le pusieron un “warning”.

La próxima cita, la 1ª de las dos seguidas en América, ya podría coronar al campeón. Vettel asume su derrota y Hamilton dice que tener 59 puntos de ventaja a estas alturas es un sueño. Lo de ser campeón por 4ª vez ya no lo es tanto. Lo será en Austin o en el Hermanos Rodríguez una semana después.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cuatro =