Meeke gana. Ogier acaricia el título

0
40

Aún siendo el de éste año un mundial de rallies muy interesante, por lo abierto e impredecible, las emociones se van acabando y ya nadie parece capaz de interponerse entre Ogier y su título de campeón del mundo. Quedan 3 rallies y el francés de Ford le lleva al 2º 37 puntos de ventaja

Mal sabor de boca para los aficionados españoles que, a mitad de la 2ª etapa, viendo a Dani Sordo 2º y cerca del 1º, se las prometían felices suponiendo al cántabro en la lucha, como poco por el podio e, incluso por la victoria.

Un interior muy agresivo, en una curva de derechas, unas notas mal tomadas en los reconocimientos y una equivocada gestión de los apuntes del “ouvreur”, (Quique García Ojeda y Carlos del Barrio), acabaron con las ilusiones de dani Sordo, de su equipo y de los aficionados. Rueda delantera derecha arrancada, incidente, o accidente que, por increíble que parezca afectó, exactamente igual, y en el mismo sitio, al nuevo piloto de Hyundai, el noruego Mikkelsen que, después de ir líder en la 1ª etapa, la de tierra, en el asfalto se fue desdibujando hasta acabar abandonando en el mismo punto que el español.

No acabaron allí las desgracias de Hyundai, ya que el domingo, cuando Neuville intentaba remontar para salvar un poco los muebles, después de una avería en la etapa del sábado, y mantenerse con opciones cara al título, ya que parecía claro que Ogier no ganaría, ni arriesgaría para intentar hacerlo, el belga, en otro interior, también en una curva de derechas, pega contra una piedra y, aunque parezca increíble, también arrancaba la rueda delantera derecha, como su 2 compañeros de equipo, y tenía que abandonar, perdiendo así casi todas las opciones que tenía de seguir disputándole el título a Ogier. De los 17 puntos de ventaja con los que llegó Ogier a Tarragona, salió del rallye español con 38 sobre Neuville y 37 sobre Tanak, una ventaja que, a falta de solo 2 rallies, es prácticamente definitiva. De hecho lo más normal sería que Ogier saliese del próximo rallye, Gales, dentro de 3 semanas, coronado como campeón del mundo de rallies.

En cualquier caso, el rallye fue apasionante, o al menos lo fue hasta que abandonó Dani Sordo. Para empezar, hay que destacar la máxima igualdad que quedó claramente demostrada viendo como, en los 10 primeros tramos, hubo 7 ganadores diferentes: Tanak, Meeke, Latvala, Ogier, Haninnen y Neuville, con 4 marcas diferentes: Ford, Citroën, Hyundai y Toyota. Casi nada. Por otra parte, la 1ª etapa acabó con los 7 primeros en apenas 12.8 segundos, entre ellos Dani Sordo que, en el momento de su abandono era 2º, a menos de 15” del a la postre ganador, Kris Meeke. Y si laguien podía echarle carreras a Meeke en asfalto, ése era Dani Sordo, básicamente porque Ogier no iba a arriesgar, llevando atrás, y ya bastante descolgado a Neuville, y en Ford no iban a mandar al ataque a Tanak por 2 motivos. En primer lugar porque se estaban jugando el mundial de marcas, algo importantísimo para M-Sport, ya que el equipo de Malcolm Wilson le dará un nuevo título a Ford, con las mismas características del último título conseguido por la marca del óvalo, el de 1981, con Ari Vatanen al volante de un Escort MKII pero, como en aquel año, sin participar oficialmente en el mundial. Y en segundo lugar porque, guardando Tanak las espaldas de Ogier, el francés aumentaría su ventaja con Neuville, (en ése momento el belga todavía seguía en carrera…). Y dos títulos del mundo, y más para un equipo privado, bien valen un rallye táctico.

En cuanto a Kris Meeke, después del absurdo castigo de su equipo bajándole del coche para que se “tranquilizase”, demostró un poder mental excepcional, logrando una gran victoria que, miren por donde, cada vez le alerja más del que en su mmento fue un rival imbatible para él, Dani Sordo que, mientras el norinlandés ya suma 5 victoria en el mundial, el español se tiene que conformar con solo una. ¡Quién iba a decirlo en la época de los C2! Por cierto: Meeke, con 38 años, es el más veterano de los actuales pilotos del mundial y, diga lo que diga Yves Matton, éste año le ha dado 2 victorias a Citroën. La de México, con sustísimo en el tramo final incluido, y la de Cataluña, también con sustito casi al final del rallye.

La mejor noticia fue la confirmación de Nil Solans como campeón del mundo Junior, (antes de éste rallye ya había ganado el título en WRC3), y la confirmación de que en 2018 tendrá un programa de 7 rallies en el mundial, en WRC2, pagado por M-Sport. Gran noticia para el que debería ser el relevo de Dani Sordo al más alto nivel cuando el de Puente San Miguel se pase al mundial de Rallycross, un hecho que, a la vista de su temporada, no sería nada inesperado ni anormal que empezase en 2018, temporada en la que podría tener un programa reducido en WRC a cambio de iniciarse en el WRX con un aparato que Hyundai no descarta preparar para la categoría en la que ahora están, entre otros, celebridades como Sebastien Loeb o Petter “Maravilla” Solberg.

La próxima cita, con Sordo confirmado en el equipo Hyundai será en Gales, el último fin de semana de octubre. Y, para acabar el mundial 2017, habrá que viajar hasta Australia, seguramente con Ogier ya campeón, y seguramente fichado por Citroën para 2018 y, suponemos, sin Dani Sordo, al que difícilmente Hyundai le vaya a dar un coche para acabar la temporada. El equipo coreano llevaría a Mikkelsen, Neuville y el local Paddon.

COMPARTIR
Artículo anteriorHamilton pone la directa al título

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince − 1 =