Hamilton gana y roza el título

0
61
AUSTIN, TX - OCTOBER 20: Lewis Hamilton of Great Britain driving the (44) Mercedes AMG Petronas F1 Team Mercedes F1 WO8 on track during practice for the United States Formula One Grand Prix at Circuit of The Americas on October 20, 2017 in Austin, Texas. (Photo by Clive Rose/Getty Images)

Se cumplen las previsiones y a Hamilton solo le hará falta una carrera más para coronarse por 4ª vez campeón del mundo. Entretanto, el reglamento ha convertido a la Fórmula 1 en un bodrio. El tercer puesto que le birlaron a Verstappen fue un escándalo

Ganó Lewis Hamilton en el Circuito de las Américas, en Austin, Texas, saliendo desde la pole y, aunque Sebastien Vettel acabó 2º, ya poco podrá hacer el alemán de Ferrari para impedir que el inglés de Mercedes le iguale con 4 títulos mundiales, un hecho que lo más normal es que se produzca en la próxima carrera, el Gran Premio de México. Son 66 los puntos de ventaja que le saca Hamilton a Vettel, cuando quedan 75 por disputarse, de tal forma que, aún ganando Vettel en el Hermanos Rodríguez, aunque Hamilton fuese solo 5º, ganaría el título a falta de 2 carreras.

La victoria de Hamilton fue incontestable, a pesar de que las primeras vueltas prometieron algo de emoción y pusieron un poco de incertidumbre ya que Vettel, que salía 2º, superó a Hamilton en la salida, antes de la 1ª curva, poniéndose 1º. Sin embargo, al permitirse la utilización del DRS, Hamilton superó con facilidad al Ferrari y se escapó hacia la victoria.

Por detrás pasaban cosas interesantes, como el excelente debut de Carlos Sainz Jr. con Renault, que se saldó con una buena clasificación para la parrilla, salió 7º, un puesto que mantuvo en carrera, metiéndose entre los dos Force India e, incluso, intentando superar a Esteban Ocón, que acabó 6º, si bien la falta de gasolina en las últimas vueltas le impidió atacar al francés y disputarle la 6ª plaza. Alonso, por su parte, ¿para qué lo preguntan?, volvió a abandonar.

Victoria de Lewis Hamilton al margen y título más que encarrilado para el inglés de Mercedes, la “patochada” del Gran Premio fue la decisión final de los comisarios de penalizar a “Mad” Max Verstappen por haberse salido de la pista para adelantar a Kimi Raikkonen en la última vuelta. Le metieron 5 segundos de penalización, con lo que perdía un tercer puesto brillantemente conseguido, ¡y en la última vuelta!, cuando el joven holandés había salido desde el puesto 16º de la parrilla. Es cierto que el Reglamento contempla ésa posibilidad, la de sancionar a un piloto por sacar las 4 ruedas de la pista, pero no es menos cierto que durante todo el fin de semana fueron varios los pilotos que lo hicieron y sin embargo al único al que sancionaron fue al fabuloso Verstappen. Por decisiones como ésta la Formula 1 se está convirtiendo, tal y como dijo Verstappen, “en una mierda por culpa de un comisario idiota”. Si esto lo dijo el joven Max, ya se pueden ir imaginando lo que dijo “papá” Jos Verstappen.

Aceptando que los reglamentos, tanto los técnicos como los deportivos, están para cumplirse, el “corsé” absurdo que a veces significan le sacan frescura, emoción e interés a una categoría ya de por sí muy lastrada por la superioridad habitual de un monoplaza sobre otros, superioridad que, cuando una escudería da con la “tecla” de interpretar mejor que nadie el reglamento técnico y tiene, además un buen motor, gana de calle varios años seguidos, como fue el caso de Red Bull en su día y de Mercedes en los últimos años.

Lo peor es que, cuando aparece una estrella de esas que salen muy de vez en cuando, como sin ninguna duda nos parece el caso de Max Verstappen, sancionarle por adelantar por lo civil o por lo criminal es abortar el desparpajo y acabar así con el espectáculo. Y, para colmo, uno de los comisarios era el ex piloto Mika Salo, finlandés, como Raikkonen que, miren ustedes por dónde, fue el beneficiado por la sanción a Verstappen. Caray ¡qué coincidencia! dirían los recientemente premiados con el Princesa de Asturias “Les Luthiers”.

Entre algunos adelantamientos antológicos que recuerdo está el del asturiano Bruno Méndez, un talento al volante que, lamentablemente se ha quedado por el camino por varias y muy diversas razones. Fue 2009, en la última carrera del Open Internacional de F3, en Montmeló, en la que el piloto de La Roda tuvo que adelantar a uno de sus rivales, con las 4 ruedas por la tierra, y hacerse así con un título de mucho prestigio y del que pocos pilotos españoles pueden presumir.

Asumimos que a veces hay que “parar” el arrojo de los pilotos más jóvenes, pero en el caso de Verstappen lo único que ocurrió es que el de Red Bull pisó la parte no “pintada” del trazado del circuito, ya que en su caso ni siquiera se puede decir que haya ido por la tierra o por la grava de las escapatorias. Si tan prohibido está pisar fuera de la pista con las 4 ruedas, pues entonces que vuelvan a los circuitos tradicionales en los que, si pisabas fuera del asfalto, te la pegabas. Salvo que fueses Bruno Méndez en la recta de Montmeló y adelantases por la tierra.

En definitiva: que aunque los nuevos dueños de la Fórmula 1 quieren espectáculo, está claro que tienen mucho dinero, pero todavía no dominan, como sí dominaba el “tío” Bernnie, todo el “cotarro”.

No me extrañaría nada que, visto lo visto, empiecen a meterle mano a esto de los comisarios, cambien el reglamento, o lo hagan más “permisivo”, y así no le corten las alas, y de una forma tan grosera y grotesca, a uno de los mejores pilotos que han llegado a la Fórmula 1 en las últimas décadas. Porqué, todo hay que decirlo, la sanción a Verstappen llegó cuando el holandés estaba a punto de subir al podio. Ésta vez sí que se dieron prisa por tomar decisiones que, en otros casos, han tardado semanas en tomar.

La Fórmula 1 necesitaría tener en la parrilla a varios Verstappen. Y esto lo saben los que ponen la “pasta”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 12 =