Hamilton se hace más grande mientras Verstappen mete miedo

0
35

El 4º título mundial de Hamilton era solo cuestión de tiempo, y en el Gran Premio de México Vettel se lo puso más fácil de lo que lo tenía. Penoso final de temporada para el alemán de Ferrari y brillante título para el inglés de Mercedes

 

Si hay a día de hoy un sitio en el que se vive con una pasión desbordante la Fórmula 1, ése es México, un hecho al que ayuda que durante muchos años la máxima disciplina del automovilismo no visitaba el país azteca, y también la circunstancia de que haya un piloto y medio de nacionalidad mexicana en la categoría. Y decimos un piloto y medio porque tienen uno entre los fijos, “Checo” Pérez, y otro entre los suplentes, Alfonso Celis Jr. Con esos condimentos, y todas las entradas vendidas, pocos sitios mejores que el circuito “Hermanos Rodríguez” para que se decidiese un mundial que, aunque estaba visto para sentencia, todavía tenía 3 capítulos por escribir, los que se corresponden con los Grandes Premios de México, Brasil y Abu Dhabi.

Para más “condimentos”, y aunque “Mad” Max Verstappen se la disputó hasta el último metro, la pole fue para Sebastien Vettel, el único piloto que podía retrasar el 4º título de Lewis Hamilton que, para colmo, necesitando como mínimo un 5º puesto si el alemán de Ferrari ganaba la carrera, ni siquiera consiguió meterse en la 1ª línea de la parrilla, haciendo el tercer mejor tiempo, compartiendo 2ª fila con su compañero de equipo Valtteri Bottas.

La emoción habitual de las salidas, en México se multiplicó por 100. Y es que la 1ª curva está a casi un km. de la salida, y a la primera derecha llegaron emparejados 3 monoplazas: Vettel, Verstappen y Hamilton. Ninguno cedió el paso y Vettel, posiblemente contrariado por haber perdido ante Verstappen, que hizo una salida prodigiosa, igual que Hamilton, el privilegio de salir primero, decidió mantenerse delante por lo civil o por lo criminal.

Y así fue como primero le dio un golpe a Verstappen, que ni se inmutó para, acto seguido, meterle un “talegazo” a Hamilton en la rueda trasera derecha, cuando Verstappen ya se escapaba y Hamilton también se había puesto por delante del de Ferrari. Si el incidente con Verstappen se saldó, milagrosamente, sin daños para ninguno de los dos, el de Hamilton acabó con el morro del Ferrari destrozado y la rueda trasera derecha del Mercedes pinchada. Conclusión: que de jugarse la victoria, Vettel y Hamilton pasaron a ser penúltimo y último, siendo el más perjudicado Hamilton ya que, al rodar pinchado, para no dañar el coche, tuvo que ir muy despacio hasta llegar a boxes.

Hamilton casi ni se inmutó porque sabía que el único resultado que le valía a Vettel era la victoria, algo ya imposible después de haber tenido que parar en la 1ª vuelta y volver a la pista el 19º, y aunque Hamilton fuese el 20º. Así las cosas, y con el mundial prácticamente decidido a favor de Hamilton, el único espectáculo que se podía ver en la pista era la “paliza” que Verstappen le estaba dando a sus rivales, haciendo vuelta rápida tras vuelta rápida, escapándose hacia una victoria que confirma que este muchacho está tocado por una varita mágica y que hay que contar con él como futuro campeón del mundo.

Y miren por dónde, en cuanto a las estadísticas y los récords, el rival a batir por Verstappen es Vettel. De hecho en México se tambaleó el récord de Vettel como el piloto más joven en conseguir una pole, ya que Verstappen se la disputó hasta el último metro. No cayó el récord pero, visto lo visto, todo indica que no tardará en caer. Y el siguiente récord a batir por Verstappen será el del campeón más joven de la historia, marca que, cómo no, también está en poder de Vettel.

En cuanto a la carrera, con Vettel adelantando como un poseso intentando que “sonase la flauta”, y Hamilton rodando tranquilo y sin complicarse la vida, sabedor de que era imposible recuperar tanto tiempo como había perdido en la 1ª vuelta, el único interés era saber hasta dónde llegaría Vettel que, aunque lo intentó, solo pudo ser 4º, por detrás de Verstappen, Bottas y Raikkonen. De hecho, en Ferrari ni siquiera le ordenaron a Raikkonen que se dejase adelantar por Vettel, entre otras cosas porque habría sido humillante, Vettel acabó a casi 20 segundos de su compañero de equipo, y porque aún siendo 3º Vettel, Hamilton sería igualmente campeón del mundo. La paradoja del resultado fue que solo los 4 primeros acabaron en la misma vuelta, y que Hamilton, al final 9º, por delante de Fernando Alonso, fue doblado.

En cuanto a Carlos Sainz Jr., en su segunda carrera con Renault tuvo que abandonar cuando en las primeras vueltas, después de una buena salida, (salía 8º), y aprovechándose de las “movidas” que organizó Vettel, llegó a rodar 5º. Y de Fernando Alonso poco que decir. Salió el 18º, después de la enésima penalización y, si hay algo que decir, ya lo dice él, como fue su afirmación de que tenían el mejor coche en pista y que podría tener 4 o 5 títulos, alguno de ellos muy reciente. Si lo dice Alonso ¿quién le va a llevar la contraria?

Próxima parada Brasil, sin nada que decidir, otro sitio de apasionados seguidores de la Fórmula 1 pero que, a fuerza de no tener pilotos delante, van perdiendo la pasión. O la paciencia. O ambas cosas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + dieciseis =