Victoria inservible de Vettel

0
29

Una de las pocas oportunidades que da Lewis Hamilton en cada temporada le ha llegado tarde a un Sebastien Vettel que, haciendo una muy buena carrera, ganó en Brasil para consolidar su 2º puesto en un mundial ya decidido a favor del británico de Mercedes

Intrascendente carrera la de Brasil, con todo decidido y con el único interés de los equipos “menores” que, en función del resultado final del campeonato, cobrarán más o menos millones al acabar la temporada, algo muy importante para los “segundones”, entre ellos la otrora importante McLaren que, por increíble que parezca, en 2017 es la 9ª escudería de 10 equipos, superando solo a Sauber.

Con el mundial de pilotos decidido a favor de Hamilton en el anterior Gran Premio, el de México, el único escenario emocionante parecía el de los ruidosos y apasionados aficionados brasileños ya que, por 2ª vez en su carrera, Felipe Massa había anunciado la semana previa a la carrera que éste final de temporada, sí, definitivamente, sería el de su abandono definitivo de la Fórmula 1, un anuncio que ya había realizado a final del año pasado pero que la inesperada retirada de “Nico” Rosberg, y el consiguiente fichaje de Valtteri Bottas por Mercedes, había dejado compuesto y sin piloto al equipo Williams, que le pidió que reconsiderase su retirada y volviese al menos un año más.

Felipe Massa, que ya en 2016 había tenido una temporada gris, no hizo nada durante 2017 que le animase a seguir, ni tampoco hay ningún equipo que se haya interesado por sus servicios, dejando por fin paso a pilotos más jóvenes, ya que el brasileño, con 36 años, es el 2º piloto de más edad de cuantos están a día de hoy en la parrilla de la Fórmula 1, solo superado por Kimi Raikkonen, que tiene 38, y apenas 3 meses más joven que el otro “veterano”, que nos es otro que Fernando Alonso, que también tiene 36 años.

Sin embargo las carreras proponen casi siempre algunos escenarios inesperados, y en éste caso fue gracias a un Lewis Hamilton que, sorprendentemente, en su primera vuelta de la Q1 se salió de la pista después de hacer un trompo, seguramente por la baja temperatura de sus neumáticos, y se golpeaba duramente contra las protecciones, destrozando su Mercedes y quedando fuera de la lucha por las mejores posiciones, condenándose, de paso, a salir el último. Con Hamilton fuera de combate, la pole estuvo mucho más abierta, si bien su compañero Bottas salvó el honor de Mercedes y se hizo con la 1ª posición de la parrilla, seguido de Vettel y con Raikkonen y Verstappen en la 2ª línea. Alonso acabó 7º y Sainz 9º, si bien por la penalización a Ricciardo ambos ganaron un puesto, saliendo el asturiano desde la 6ª plaza de la parrilla, la mejor para él de los 3 últimos años.

La carrera se decidió en la salida, con un Vettel impecable que superó a Bottas y se escapó hacia la victoria, mientras por detrás el interés estaba en ver la galopada de Hamilton hacia las primeras posiciones, una remontada que el de Mercedes hizo a ritmo de vértigo, a pesar de que el “safety car” que entró en las primeras vueltas le hurtó la posibilidad de acabar en el podio.

De hecho Hamilton, cuando los primeros hicieron su primera parada, llegó a colocarse 1º, un puesto que perdió al parar, volviendo a la pista 5º, atacando a partir de ése momento a sus predecesores para intentar llegar al menos al tercer lugar del podio, algo que intentó en las 2 últimas vueltas pero que, en un circuito corto, como el de Interlagos, y con Kimi Raikkonen defendiendo su 3º con uñas y dientes, no le fue posible. Acabó 4º, detrás de Vettel, Bottas y Raikkonen.

En cuanto a los españoles, Fernando Alonso fue 8º, peleando por el 7º con Massa y defendiéndose del mexicano “Checo” Pérez, que acabó a menos de 2 décimas de segundo del asturiano. Carlos Sainz por su parte fue 11º. Alonso, al que Honda le ha pedido que sea más discreto en sus continuas críticas al motor, para lo que le queda a los japoneses en el “convento” McLaren, volvió a quejarse del motor, como si quisiese mandarle un mensaje a los “japos” en el sentido de que si lo que quieren es pedirle discreción, que lo hagan discretamente y no en los medios. Genio y figura el de Oviedo.

En 2 semanas, en el exótico, lujoso, fascinante y exuberante circuito de Abu Dhabi, el mundial 2017 echará el cierre, sin nada que decidir y poco que festejar, y con las esperanzas de los alonsistas de cara a 2018 puestas en la llegada del motor Renault, una “ayuda” que seguramente permitirá a McLaren estar un poco más adelante, pero que difícilmente les permitirá igualarse a los “todopoderosos” Mercedes y Ferrari, quizás ni siquiera a los Red Bull, ya que la igualdad mecánica que habrá entre los monoplazas “paridos” por Adrian Newey y los que salgan de Woking, será una “motivación” más para el genio proyectista británico que, si algo sabe hacer es diseños estratosféricos que difícilmente iguala la competencia.

Pero bueno… para saber esto habrá que esperar a marzo de 2018. Antes, disfruten de la bajada del telón de la temporada 2017 en el anochecer mágico de Abu Dhabi.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce + 12 =