En el lujo asiático que es y que representa el fastuoso circuito de Abu Dhabi acabó la temporada 2017 para la Fórmula 1. Con casi todo decidido, la victoria de Valtteri Bottas pasará inadvertida para la historia, en la que sí quedará constancia del cuarto título mundial de Lewis Hamilton

Poca tela que cortar en el último Gran Premio de la temporada, y ningún interés, a no ser el económico de Renault y Toro Rosso, las escuderías que se disputaban las “migajas” de los premios, ya que entre ellas estaba en juego el 6º puesto, que al final, y a pesar de no poder contar en ésta carrera con la ayuda de Carlos Sainz, (abandonó), fue a parar a Renault, y con éste resultado, algo más de 5 millones de dólares, poca cosa en el carísimo mundo de la Fórmula 1.

En cuanto a la carrera, más o menos más de lo mismo, con solo los Mercedes y los Ferrari claramente por encima de los demás, y con la pole para un Valtteri Bottas que, después de la conseguida en Brasil, y que no le sirvió para ganar, en Yas Marina se conjuró para no cometer los mismos errores y acabar el año, como lo acabó, ganando la carrera.

Bottas, que llegó a Mercedes de “rebote” tras el inesperado adiós del anterior campeón, Nico Rosberg, con éste triunfo acaba la temporada con 3 victorias, por las 9 de su compañero de equipo y campeón de 2017, Hamilton, lo que no ha estado nada mal, y menos teniendo en cuenta el buen ambiente que hay entre ellos, algo que no existía entre Hamilton y Rosberg, y con la tranquilidad que hay en el equipo, con la continuidad garantizada para ambos pilotos, de que en 2018 la escudería seguirá siendo, y sobre todo si siguen ganando, un remanso de paz.

Pero el último Gran Premio del año fue anodino, aburrido e intrascendente, y ni siquiera la posibilidad de que Hamilton le disputase la victoria a Bottas en las últimas vueltas le dio algo de emoción. El británico, como le pasó en el final de la temporada 2015 cuando, después de ganarlo casi todo permitió que Rosberg ganase de carrerilla las 3 últimas carreras del año, relajado después de haber conseguido el título, parece como que se ha dejado llevar en las últimas carreras, contando con el “sartenazo” que se metió en la primera vueltas de las entrenamientos para la parrilla en Brasil y que le obligaron a salir desde el pit Lane, y la pole que se le escapó en Abu Dhabia favor de Bottas.

Por su parte, como los Ferrari no fueron capaces de presentar batalla en la que es una de sus “casas”, Abu Dhabi, en el marco del parque temático de la marca más importante del mundo, el aburrimiento fue la tónica del fin de semana. Fueron 3º Vettel y 5º Raikkonen en la parrilla, y acabaron 3º Vettel, pero a 20 segundos del ganador, y 4º Raikkonen, nada menos que a 45 segundos de Bottas y a 25 de Vettel. O sea que, a pesar del honroso tercer puesto, presentaron cualquier cosa, menos batalla.

Por detrás ni siquiera los Red Bull animaron el “cotarro” porque el mejor de los dos, Verstappen, apenas pudo ser 5º, mientras que Alonso finalizaba otro de sus “annus horribilis” 9º, soltando por la radio lo que le dio la gana, genio y figura hasta el final, y encomendándose a 2018 y al rombo de Renault para volver a ¿ganar? Eso dijo al acabar la carrera para ju

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here