Sebastian Vettle

Saliendo desde la pole, Sebastian Vettel consolidó el liderato conseguido después de su victoria en Australia, ganando sin discusión en Barhein su 2º Gran Premio consecutivo, eso sí, sintiendo el aliento de Valtteri Bottas en el cogote en las últimas vueltas. Lewis Hamilton fue 3º

Algunos ferraristas se estarán frotando los ojos viendo cómo un rojo monoplaza italiano gana de forma consecutiva las dos primeras carreras de la temporada, mientras que los “cocos” del mundial, los Mercedes, tuvieron que conformarse con ser 2º y 3º en Barhein. En todo caso, y a pesar de que a Vettel nadie le ha regalado nada, (el tipo gana el 25% de las carreras que corre), para que éstas inesperadas victorias se hayan producido, han tenido que pasar unas cuantas cosas.

Las que pasaron en Australia ya las contamos en su día, pero con algunas de las que pasaron en Barhein nadie contaba. Y es que fue del todo inesperado ver cómo, en la 2ª carrera, al Mercedes de Hamilton ya le tenían que cambiar la caja de cambios, lo que implicaba una sanción de 5 puestos en la parrilla de salida. Para colmo, no fue el sábado del inglés que, cuando nos tiene acostumbrados a enlazar pole tras pole, en Shakir a duras penas pudo ser 4º lo que, con el “palo” de los 5 puestos de castigo, le hizo salir a carrera desde una imprevisible 9º posición de la parrilla, justo por delante de Carlos Sainz. Sorprendente resultó también que Bottas, que acabó la tanda clasificatoria 3º, superase también a Hamilton, algo que no es nada habitual.

Con los dos Ferrari delante, en la primera línea de la parrilla, y con la posibilidad de las diferentes estrategias que ésta temporada permiten el mayor abanico de compuestos de los neumáticos, Hamilton no lo tenía todo perdido, dado que el circuito de Shakir permite los adelantamientos, si bien estaba claro que no le resultaría nada fácil llegar a la cabeza de carrera.

Una vez iniciado el Gran Premio, y con Hamilton metido en un lío de “tráfico” muy peligroso, el chico más “malo” de la parrilla, “Mad” Max Verstappen, que venía remontando después de una desastrosa tanda de clasificación, (tuvo un accidente y salía el 15º), le dio un golpe a Hamilton, resultando perjudicado Verstappen, que en el incidente pinchó una rueda. Fin de carrera para él, y fin de semana para olvidar para los “energéticos”, ya que ninguno de los dos monoplazas de Red Bull consiguieron acabar la prueba.

En cuanto a los españoles, buena clasificación de Carlos Sainz, (salió 10º), y mala de Fernando Alonso que no consiguió pasar a la Q3, saliendo desde el puesto 13º de la parrilla, al menos con el “consuelo” de haber superado, aunque por muy poco, a su compañero de equipo.

La carrera no tuvo más historia que ver hasta dónde era capaz de llegar Hamilton, (al final acabó 3º), y si los Ferrari podían defenderse del Mercedes de Bottas, una posibilidad que quedó abortada cuando el de Kimi Raikkonen atropellaba a uno de sus mecánicos, (se rompió la tibia y el peroné), en su parada, y abandonaba. Bottas, con una monta de neumáticos muy inteligente, llegó a las últimas vueltas con los “zapatos” en mejores condiciones que los que llevaba Vettel que, para “meter el agua” en el box de Mercedes cuando le daban la cada vez más estrecha ventaja sobre el finlandés, decía por radio que tenía todo bajo control, cuando la realidad era que sus neumáticos iban casi en las lonas y el alemán tenía dudas no solo de poder aguantar la posición sino, incluso, de poder acabar la carrera.

A pesar del “farol” de Vettel, Bottas no aflojó, y así fue como llegó a la última vuelta prácticamente pegado a la trasera del Ferrari del alemán, que al final se hizo con su 2ª victoria consecutiva por solo 7 décimas. El tercer escalón del podio fue, como decíamos, para un Hamilton que, de momento, salva los muebles después de no ganar 2 carreras, Australia y Barhein, para las que sin ninguna duda era el máximo favorito.

Entre las sorpresas, la más grande fue la de ver a un Toro Rosso ¡Honda! en el 4º puesto final, con el querubín Pierre Gasly al volante. En McLaren alguno se hacía “cruces” de ver como los “japos” de Honda metían un coche, para colmo pilotado por un novato, en la antesala del podio, una actuación, excelente, la de los Toro Rosso, que ya se había evidenciado en la tanda clasificatoria, ya que Gasly se clasificó 6º en la parrilla y el otro novato del equipo, Brendon Hartley 11º. No olvidemos que Fernando Alonso fue 13º en la parrilla.

En cuanto a Alonso, si el 5º puesto de Australia fue un espejismo, el 7º de Barhein, aún siendo un buen resultado partiendo el 13º, fue tan espejismo como el de Melbourne. Digan lo que digan, y siga vendiendo la prensa española todo el humo que quiera con el potencial McLaren-Renault-Alonso, lo cierto es que los coches de Woking solo están para entrar, por los pelos, tanto en la Q3 como en los puntos, o sea entre los 10 primeros. Y es que no siempre van a abandonar los dos Red Bull, ni algún Ferrari, incluso uno de los Hass que, todo hay que decirlo, confirmaron las muy buenas sensaciones que dejaron en la carrera de Australia, con Kevin Magnussen acabando 5º en Barhein. En condiciones normales, McLaren está por detrás de Mercedes, Ferrari, Red Bull, Renault y Haas, o sea que hablamos de 10 monoplazas, y solo las genialidades de Alonso podrán ayudarles a superar a la “guardería” de Toro Rosso, (ver para creer), a los Force India, a los Sauber y a la otra “guardería”, la de Williams que, por cierto, está pasando por los peores momentos de su hasta hace pocos años brillante historia.

Ésta semana no hay descanso. Se corre en China, en Shangai, en el circuito con la recta más larga del mundial, (que no es la recta de meta), en la que, con la bajísima velocidad punta que tiene el McLaren, a Alonso lo van a pasar en ésa zona, (una de las del DRS), como si fuese un poste caído.

Cuántas carreras más habrá que esperar para que en España se deje de vender humo con Alonso? Pocas. Aunque el primero que debería dejar de vender humo es el propio piloto asturiano que, “confundiendo” al personal con sus declaraciones cuando habla de éste año, confunde lo que puede conseguir en el WEC con lo que puede conseguir en la Fórmula 1. En el WEC puede conseguirlo todo. En la Formula 1, nada.

¡¡¡Hasta la semana que viene amigos!!!