www.sutton-images.com Thierry Neuville (BEL) / Nicolas Gilsoul (BEL) Hyundai Shell Mobis WRC Hyundai i20 WRC at World Rally Championship, Rd6, Rally Portugal, Day One, Matosinhos, Portugal, Friday 18 May 2018.

El Rallye de Portugal prometía una batalla sin cuartel y al final se quedó en un dominio claro, y casi cómodo, del piloto más aventajado de Hyundai: Thierry Neuville. El belga, con su victoria en la prueba lusa, supera a Ogier y se coloca 1º en la clasificación del mundial

Para que Thierry Neuville dominase casi a placer el Rallye de Portugal, al menos en la 1ª etapa, tuvieron que pasar unas cuantas cosas, entre ellas, quizás la más destacada, el prematuro abandono de Ott Tanak, por rotura del motor, después de que el joven estonio pegase contra una piedra, rompiese el radiador en el incidente y, siguiendo a fondo, fundiese el motor del Toyota que le había permitido dar una paliza a sus rivales en el rallye precedente, el de Argentina. Tanak, por cierto, fue el primer y efímero líder del rallye, después de hacer el mejor tiempo en el “aperitivo”, un corto tramo de poco más de 3 kms. en el circuito de rallycross de Lousada.

En el Rallye de Portugal se dio la extraña circunstancia de que, hasta el 5º tramo, el piloto que hacía el scratch se ponía líder. El primer líder, como decíamos, fue Tanak, que abandonaba en el 2º tramo, cuando era el “retornado” Hayden Paddon el que, al hacer el mejor tiempo, heredaba la preciada posición de Tanak. En el tercer tramo era el turno de Kris Meeke que, haciendo el mejor tiempo, se ponía 1º en la general, para llegar al 4º tramo, cuando era el turno de Dani Sordo que, agazapado hasta ése momento, hacía el scratch y se ponía líder del rallye. Buenas noticias pero que, como nos tiene acostumbrados últimamente Dani Sordo, duraban muy poco.

El liderato de Sordo, aún siendo una buena noticia, tenía la parte negativa de que, en ése momento, los 6 primeros estaban separados por solo 10 segundos. Y es que Sordo aventajaba a Meeke en 4.6, a Paddon en 4.8, a Ogier en 7.3, a Neuville en 9.4 y a Mikkelsen en 10.5. Craig Breen, el 7º, no estaba lejos, ya que apenas perdía 14.8 con Sordo, mientras que el 8º, Elfyn Evans, estaba a 20.3 y el 9º, Suninen, estaba a solo 23 segundos del líder. Todo muy apretado y muy competido. Entretanto, y aunque las diferencias entre los 9 primeros eran muy pequeñas, ya había caído otro Toyota, el de Latvala, que apenas duraba un tramo más que Tanak, ya que el finlandés abandonaba en el tercero.

El liderato, y posterior triunfo de Neuville, se gestó en la tarde de la 1ª etapa, cuando se hacían las segundas pasadas por los tramos de la mañana, tramos de la tarde a los que se salía con el liderato de Dani Sordo que, saliendo primero 5º a la carretera, y 4º después del abandono de Tanak, se encontraba los tramos un poco más limpios que los 3 pilotos que llevaba por delante, que eran, por éste orden, Ogier, Neuville y su compañero Mikkelsen. La cuestión es que en las segundas pasadas, al estar los tramos ya más que barridos, la cosa se iguala y ya no perjudica tanto salir delante. Pero Sordo empezó a desdibujarse, por extrañas y no muy bien explicadas razones, o al menos no explicadas de forma convincente, ya que el cántabro aludió al desgaste de sus neumáticos, excesivamente blandos para el calor que hacía, cuando su compañero Neuville salió con la misma monta de Sordo. Y es que Dani salió con 5 blandos y Neuville con 6, o sea que incluso con algo más de peso que el cántabro. ¿Resultado? Pues que con sus mismos neumáticos, Neuville voló, haciendo 4 mejores tiempos de 5 tramos disputados por la tarde, cogiendo un liderato que ya no abandonaría, mientras que Dani Sordo bajaba del 1º al 3º, por detrás de Evans, y ya a casi medio minuto de su compañero de equipo.

El primer tramo de la tarde, el 5º, fue casi el golpe de gracia para el rallye ya que, de forma inesperada, por lo poco habitual, se salía Sebastien Ogier y así caía el “ogro” que le tiene comida la moral a todos los pilotos mundialistas, o a casi todos, ya que solo Neuville y Tanak parecen con la suficiente cabeza dura como para presentarle batalla en todos los rallies. Ogier salía, con los tramos ya limpios, a recuperar el tiempo perdido por la mañana, y acababa fuera de la carretera, sin opción de volver al rallye, al menos hasta el día siguiente.

En ése 5º tramo, nuevo mejor tiempo para Meeke, que recuperaba el liderato, para perderlo inmediatamente a manos de Paddon después del 6º tramo, cuando era Neuville el que hacía el primero de sus 5 mejores tiempos en el rallye. A partir del siguiente, el belga de Hyundai empezaba a encadenar scratch tras scratch, siendo el más rápido, de carrerilla, en el 6º, en el 7º, en el 8º y en el 9º tramo. Con su mejor tiempo en el 7º tramo, Neuville se ponía líder, posición que ya no abandonó hasta el final del rallye, y acababa la etapa con 17.7 segundos de ventaja sobre Evans y 24.3 sobre Sordo.

Pero si la salida de Ogier le había dado un “respiro” a Neuville, el 7º tramo fue ya casi definitivo para el devenir del rallye. Paddon, que había recuperado el liderato, defendiendo su preciada posición se dio un golpe bastante fuerte, (tuvo que ser evacuado al hospital…), y a partir de ese momento cogió el primer puesto Neuville y ya no lo soltó hasta el podio de llegada.

De cara a la 2ª etapa, haciendo cábalas, y dado que Sordo no puntuaba para marcas, (vaya mal “negocio” que hizo Hyundai con ésta decisión…), parecía claro que, sin necesidad de preservar los siempre importantes puntos para el constructor, el cántabro iba a salir a por todas, al menos para hacerse con el 2º puesto, y escapar de la amenaza de Suninen y Lappi, que le seguían muy de cerca. Sin embargo, Sordo empezó a “flaquear”, empezó a “desinflarse”, y no solo no se acercaba al 2º, Evans, sino que se le echaban encima los dos “galgos” que venían por detrás. Para “rematar” su ida de más a menos, dos días más tarde de haber tocado un cono en el tramo urbano de Porto, le metían 10 segundos de penalización, mandándolo al 5º puesto.

En la segunda etapa, concretamente en el tramo 12º, en el Rallye de Portugal se mascó la tragedia. Y es que Kris Meeke se dio uno de los golpes más fuertes, de los más brutales que se recuerdan en el mundial de rallies. Viendo el estado en el que quedó su Citroën, resulta incomprensible que ni Kris Mekke ni Paul Nagle no se hayan lastimado, y mucho. La imagen del C3 destrozado da escalofríos, y cuesta creer que, después de un golpe tan terrible, un piloto de su edad, (tiene 38 años…), pueda volver a pisar a fondo el acelerador. Terrible. Escalofriante.

Con Neuville comodísimo en la 1ª posición, el único interés que quedaba era saber quienes ocuparían los otros dos escalones del podio, y si Ogier era capaz de minimizar los daños marcando el mejor tiempo en la Power Stage y sumando al menos 5 puntos en su casillero. Pues ésta vez, y que no sirva de precedente, fue que no. Sorprendentemente, el francés solo podía ser 8º en el mágico y mítico tramo de Fafe, en el que seguramente cometió algún error, que aprovecharon Lappi, que se llevó los 5 puntos al hacer el mejor tiempo, Neuville, que al ser 2º sumó 4 puntos más a los 25 de la victoria, Sordo, que fue 3º y sumó 3 puntos, Suninen, 4, y que se llevó 2 más que sumar a los 15 de 3º final, y el 5º fue Evans que sumaba un punto más a los 18 de su brillante 2º puesto.

Neuville ganó con 40 segundos de ventaja sobre Evans y 47.3 sobre Suninen. El 4º era Lappi, a 54.7 del belga, y 5º Sordo a 1.00.9, clasificación que varió antes de las verificaciones finales ya que, tal y como le había pasado a Dani Sordo, a Esakkepa Lappi le metieron 10 segundos de penalización por llevarse por delante una bala de paja. Con este “penalty”, Sordo recuperaba la 4ª plaza, un resultado que alguien podría dar por bueno, si no fuese porque llegó a ser líder, porque ganó un piloto con un coche como el suyo, y porque corría sin órdenes de equipo, o sea: un mal resultado para el de Puente San Miguel que, para colmo, ahora va a perderse los dos próximos rallies, Cerdeña y Finlandia, ya que no correrá hasta Alemania.

En el mundial de pilotos, ahora Neuville es el líder, con 119 puntos, 19 más que Ogier, con Tanak 3º, pero ya a 47 puntos. Sordo es 4º, con 60 puntos, o sea que su compañero le dobla en puntos. En cuanto a marcas, Hyundai sigue líder, con 13 puntos de ventaja sobre Ford, a pesar del “fiasco” de Ogier, un fallo que arreglaron un poco los “cachorros” de M-Sport, ya que el 2º-3º de Evans y Suninen al menos mitigaron el mal sabor de boca del patrón, Malcom Wilson. En cuanto a Hyundai, incomprensible que hayan nominado para puntuar a un piloto que llevaba tiempo sin correr, Paddon, y no lo hiciesen con Sordo, que siempre ha ido bien en Portugal y que venía de hacer 2 podios en rallies de tierra. La única explicación es que hayan querido “liberar” al cántabro de la “presión” de tener que puntuar, para que pudiese correr a tope sin pensar en los puntos y así tuviese opción de luchar por la victoria. Pero si ésa fue la intención, les salió mal la jugada.

La próxima cita será en la hermosa isla de Cerdeña. Allí Ogier tendrá que cuidarse muy mucho de no volver a cometer un error, mientras Neuville intentará volver a ganar para poner tierra de por medio con el “coco” francés.