Hacía muchos años que la Fórmula 1 no corría en el circuito Paul Ricard y que Francia no tenía en su geografía un Gran Premio de F-1. Ambas cosas pasaron a la historia, con Lewis Hamilton dominando a placer la carrera y recuperando con su victoria el liderato del mundial 2018

Poca historia, por no decir muy poca historia, tuvo el Gran Premio de Francia. Lewis Hamilton dominó la carrera de principio a fin, con una autoridad aplastante y, saliendo desde la pole, no dio ninguna opción a sus rivales, uno de los cuales, Sebastien Vettel, el más peligroso y que llegaba como líder al circuito de Paul Ricard, en la salida perdió todas sus opciones en un toque con Valtteri Bottas en la primera curva, teniendo que entrar ambos a boxes.

La entrada del coche de seguridad hizo que algunos pilotos aprovechasen la jugada para entrar a cambiar neumáticos, mientras que en cabeza, y producto de las carambolas en la salida, se veían situaciones impensables, como la de ver a Carlos Sainz 3º…!!! en las primeras vueltas. El joven madrileño, que salía desde un excelente 7º puesto de la parrilla, salió como un poseso, se “libró” de la “liada” que montó Vettel pegándole a Bottas y, al menos mientras se mantuvo el coche de seguridad en la pista, rodó 3º, un puesto de podio impensable para sus medios y que, en cuanto se relanzó la carrera no solo no pudo mantener, sino que, cuando tenía un merecido y excelente 6º puesto al alcance de la mano, una avería en la unidad de potencia le impidió mantener ése preciado puesto, acabando en cualquier caso en un buen 8º.

De Fernando Alonso poco o nada bueno que decir. Las dos McLaren ni siquiera fueron capaces de superar la Q1; el asturiano, que ni siquiera pudo acabar la carrera ya que, para paliar el ridículo le hicieron abandonar a falta de una vuelta, salió el 16º y su compañero el 18º, mientras que otros monoplazas equipados con su mismo motor, Renault, salían 4º y 5º Max Verstappen y Danielle Ricciardo, 7º Sainz y 12º Nico Hulkenberg. A estas alturas no parece que ya nadie dude de que el McLaren está mal “parido” y que el problema es, básicamente el chasis y no la mecánica. Sin poder seguir culpando a Honda ahora, viendo lo bien que van algunos Renault, con Red Bull han ganado carreras, en McLaren ya no saben ni a dónde mirar, ni a quién culpar ni qué decir. Y aunque algunos insisten en que Fernando Alonso seguirá en 2019 en la Fórmula 1, sabiendo que ningún equipo se interesa por sus servicios, que ésta sea su última temporada en la fórmula reina cada Gran Premio que pasa toma más cuerpo. Y más cuando uno de los jefes de McLaren, en francés Eric Boullier, declaraba al acabar la carrera que no esperaría a que Papa Noël le trajese un piloto, en un claro aviso al asturiano de que no le esperarán hasta cuando él quiera. Por cierto: Alonso tuvo un toque con Vettel, cuando el alemán intentaba, por lo civil o por lo criminal, recuperar posiciones y remontar tanto como le fuera posible.

Continuando con la carrera, la única y escasa emoción que hubo fue saber hasta adónde podría remontar Vettel después de haber tenido que parar en la primera vuelta para cambiar la bigotera y, además, penalizado con 5 segundos como sanción por su toque a Bottas. Vettel, finalmente, acabó 5º, superado por Hamilton, Verstappen, que volvió a su mejor versión y un desconocido Kimi Raikkonen, y decimos desconocido porque recordó a aquél piloto llamado “Iceman”, corriendo al máximo y sacando un excelente resultado, más para él que para Ferrari, ya que los italianos lo que querían era que Vettel siguiese en posición de disputarle el título a Hamilton, que ahora lidera el mundial con 14 puntos de ventaja sobre el alemán. El 4º fue Ricciardo, un piloto que sigue sonando para Ferrari, si bien lo más lógico sería que los italianos hicieron uso del ocntrato que tienen con el prometedor frances Charles Leclerc, y lo suban al Ferrari de un Raikkonen que, a pesar de la buena carrera que hizo en Paul Ricard, parece disputando sus últimos Grandes Premios en la Fórmula 1, para retirarse definitivamente, y no como hizo aquellos dos años “sabáticos” que se tomó, cuando compitió, con escasos resultados, y unos cuantos golpes, en el mundial de rallies.

La próxima cita será en el último fin de semana de junio, con el Gran Premioa disputarse el primer domingo de julio en “terreno” Red Bull, en Austria, un escenario en el que Vettel tendrá que impedir que Hamilton vuelva a encadenar una de sus rachas, para que no se le escape en la lucha por el título.