Un mundial no se decide por casualidades, ni siquiera por la suerte, pero a pesar
de que ambas estuvieron en contra de Vettel en Japón, no se puede objetar nada
a la victoria de Hamilton, ni al inminente 5º título que el inglés de Mercedes
sumará a su impresionante palmarés.

Y es que las cosas se le empezaron a torcer a Sebastien Vettel el sábado cuando,
arriesgando con la monta de neumáticos, salió con intermedios cuando esperaban
lluvia, pero la pista se mantuvo seca, y puso lisos cuando empezó a llover. O sea:
un desastre que le llevó al 9º puesto de la parrilla, “suavizado” con una sanción de
3 puestos a Esteban Ocón, que dejaba finalmente a Vettel en el 8º puesto, en
cualquier caso una inmensidad si contamos con que Lewis Hamilton había hecho
¡la pole nº 80 de su carrera! Y la 8ª de la temporada. Casualidad? Suerte, en el
caso de Vettel mala suerte? Lo cierto que el de Ferrari veía como sus escasas
opciones de retrasar el título de Hamilton se esfumaban, por mucho que en
carrera, con un buen Ferrari como tiene, pudiese disputar un puesto en el podio.
Ganarle a Hamilton? Imposible.

Por parte de los españoles, regular Carlos Sainz, salió desde el puesto 13º, y fatal
Fernando Alonso que solo pudo ser el 18º, no pasando ni siquiera la Q1, un trago
especialmente duro para el asturiano en un país en el que se le adora desde sus
épocas de Renault, y máxime viendo como Hartley y Gasly, los dos Toro Rosso,
¡con motor Honda! calificaban 6º y 7º. Increíble. Buen “recado” de Honda a
Renault. Y a Alonso.

En carrera, con Hamilton saliendo perfectamente, con Valtteri Bottas cuidándole
las espaldas de los posibles ataques de “Mad” Max, si algo faltaba para
complicársele más las cosas a Vettel, cuando el alemán de Ferrari se puso detrás
del Red Bull del “bad boy” Verstappen, el niño siguió, a lo suyo, tan agresivo como
siempre, acabando con un toque entre ambos que puso a Vettel fuera de la pista
¡y último! Vettel había salido muy bien porque en un par de vueltas había pasado
del 8º al 4º, pero en el incidente con Vertsappen se acabaron sus ya de por sí
pocas opciones. Volvió a la pista, con el coche tocado, pero solo pudo ser 6º, pero
asumiendo que en Ferrari han dado el título por perdido, y una contundente
muestra de ello es que Kimi Raikkonen acabó 5º, por delante de Vettel, y a nadie
de Ferrari se le ocurrió decirle a Kimi que se “dejase” adelantar por Vettel para que
el alemán sumase 2 puntos más, intentando retrasar alguna carrera extra el
inevitable título de Hamilton, que llegará en una o en dos carreras, y estaba claro
que prolongar la agonía y falsas esperanzas en Ferrari no tenía ningún sentido.
Con Hamilton haciendo una carrera perfecta, liderando el Gran Premio lejos del
alcance de sus rivales, las emociones estuvieron en ver hasta dónde era capaz de
llegar Vettel en su remontada, y cuantas vueltas aguantaría Bottas los ataques de
Verstappen, que le quería “levantar” el 2º puesto. Pues, como decíamos, Vettel
escaló hasta el 6º puesto, mientras que Bottas aguantó como un jabato todos los
intentos de Verstappen. Y eso que el finés de Mercedes llevaba los neumáticos
hechos unos zorros en las últimas vueltas.

Por su parte, no menos brillante fue la carrera de Danielle Ricciardo que, saliendo
desde el puesto 15º de la parrilla acabó 4º, rozando el podio, mientras que Carlos
Sainz arañaba un punto, acabó 10º, y Fernando Alonso prolongaba su
“arrastramiento” por los circuitos acabando en un penoso 14º puesto. Largos se le
harán al asturiano los 4 Grandes Premios que le quedan por disputar en la
Fórmula 1.

La próxima cita será en América, en Austin, Texas. Allí, cuando faltarán 3 carreras
para que finalice el mundial 2018, lo más normal sería que Hamilton se coronase
campeón por 5ª vez. Solo le hará falta lograr 8 puntos más que Vettel. Después de
Suzuka le saca 67 con lo que, saliendo de Estados Unidos con 75 de ventaja ya
sería matemáticamente campeón. Y 10 puntos son los que hay entre el 1º y el 3º.
¿Puede ganar Hamilton en Austin? Sí. Sería posible que Vettel fuese 3º? Más que
posible. En cualquier caso, aún siendo 2º Vettel en USA detrás de Hamilton, al
inglés de Mercedes solo le haría falta un punto en cualquiera de los 3 Gran
Premios que quedarán: México, Brasil y Abu Dhabi.

O sea que los “hamiltonianos” ya pueden poner el cava, o la sidrina, a enfriar.