Aunque en el GP de Abu Dhabi no había nada que decidir, no fue una carrera
más, y todo ello porque la del emirato sería la última de uno de los pilotos más
grandes de la historia: Fernando Alonso. Reconocidos sus méritos por todos, el
asturiano dijo adiós después de casi 20 temporadas.

Con todo decidido, incluso los dueños de los volantes para la temporada 2019,
con el ya anunciado regreso del polaco Robert Kubica, las únicas emociones del
Gran Premio de Abu Dhabi estarían en el box de McLaren y en el corazón de los
alonsistas que, después de casi 20 temporadas brillando a gran altura, 2 títulos de
campeón incluidos, verían como el “Nano” se iba de la fórmula reina.

La edad no perdona, el empuje de los jóvenes tampoco, los errores del asturiano a
la hora de escoger equipo y, una tras otra, las puertas de los equipos punteros que
se iban cerrando para uno de los pilotos más brillantes que han pasado por la
categoría, no dejaron otra posibilidad que, o seguir sufriendo en el “pozo” en el
que se ha convertido el otrora todopoderoso McLaren, (Carlitos Sainz lo que te
espera…!!!), o abandonar la categoría que es el sueño de todo piloto de circuitos.
A la hora del adiós no queda otra alternativa que hacer balance, y a pesar de los
claros oscuros de la trayectoria de Fernando Alonso, el resultado de cualquier
análisis que se haga del piloto asturiano arroja un resultado positivo, ya que ha
sido bueno en todo y contra todos, y se va de la Fórmula 1 con un palmarés
envidiable, aunque en ningún parámetro sus récords hayan quedado, como lo
fueron en algún momento, como los del mejor en la historia de la categoría.
Números aparte, en la Fórmula 1 en España obviamente habrá un antes y un
después de la llegada del asturiano al más alto nivel, si bien todo parece indicar
que el día después de Alonso no augura un público fiel y seguidor de la disciplina
ya que, creemos, que en España, más que pasión por la Fórmula 1 lo que se ha
observado en estos años entendemos que es “alonsismo”, una pasión muy lejana
a lo que en realidad significa y es la Fórmula 1, y un hecho que condicionará el
futuro de la categoría en España porqué, sinceramente y con todo respeto a su
talento, no vemos a Carlos Sainz Jr. tocado por ésa “varita mágica” de genio con
la que sí estaba tocado Fernando Alonso.

Los últimos meses, especialmente las últimas semanas, una vez conocido el adiós
de Fernando Alonso al acabar la temporada, han servido para que unos cuantos
protagonistas de la Fórmula 1 de hoy y de siempre “ajustasen” cuentas pendientes
con el asturiano, mientras que entre algunas declaraciones contradictorias del
piloto, y las especulaciones y “fabulaciones” sin ninguna base de la prensa
especializada española, no se ha visto otra cosa que confusión, llegándose al
extremo de que algunos aventuren un regreso a la categoría en 2020, con el
“Nano” con 40 años a sus espaldas, para volver, para volver a ganar. Cosas
veredes, Sancho.

La despedida de Fernando Alonso fue, deportivamente, como toda la temporada,
sin pena ni gloria, o con más pena que gloria, con su McLaren muy bonito, sí, pero
a nivel de competitividad hecho unos “zorros”, un carromato, mientras que en lo extradeportivo, el último Gran Premio fue emocionante y calurosísimo, tanto por
parte de su equipo, que cuidó todos los detalles, incluso pintando el coche con
parte de los colores que el asturiano ha llevado durante su trayectoria en la
categoría, como del resto del “Continental Circus” que, al menos por una vez, dejó
a un lado las críticas al asturiano, y de forma unánime se despidieron de él con los
mejores halagos.

En cuanto a la carrera, poca o ninguna historia. Control absoluto del campeón,
Lewis Hamilton que, saliendo desde la pole no dio la más mínima oportunidad a
sus rivales, llevándose la carrera de calle, en la que ha sido su 11ª victoria del
año, o sea que ganó la mitad más uno de las carreras, tantas carreras ganadas
como poles hechas, unos números de campeón que nadie discute, mientras que
Sebastien Vettel fue 2º y “Mad” Max Verstappen, el “ogro” para 2019, si el motor
Honda funciona en el Red Bull, completó el podio, escapándosele el mismo lugar
en el campeonato por solo 2 puntos, los que le sacó el ya piloto de Sauber, Kimi
Raikkonen.

En cuanto a los nuestros, excepcional carrera de Carlos Sainz, que terminó el
último Gran Premio del año en un impresionante 6º lugar, acabando el mundial el
10º, aunque con el “demérito” de haberlo hecho por detrás de su compañero de
equipo, Nico Hulkenberg, que acabó 7º, mientras que Fernando Alonso terminó su
última carrera en el puesto 11º, el mismo puesto que quedará para la historia en la
clasificación en su último mundial.

Con todo el “pescado” vendido, las únicas expectativas de la Fórmula 1 después
del último Gran Premio del año fueron las pruebas post-temporada, como la de
Alonso con el coche de la NASCAR del 7 veces campeón Jimmie Johnson, y los
debuts con sus nuevos equipos de pilotos como Carlos Sainz, que se “aburrió” de
dar vueltas con el McLaren, o de Kimi Raikkonen que, en vez de irse para casa, ya
está trabajando con Sauber. Y eso que, a pesar de la continuidad de un veterano
como el finlandés, tiene 39 años, o el regreso de Kubica, tiene 34, la parrilla de la
Fórmula 1 de 2019 será de las más jóvenes de la historia, superando por poco los
26 años.

Pero eso lo veremos en 2019, ya sin Alonso.