Elon Musk, el niño que soñaba despierto haciendo pensar a sus padres que era sordo, diseña y fabrica coches de cero emisiones con prestaciones de deportivos. Pero si hay uno que de verdad te hace sentir como en el Space X, es el Tesla Roadster, el coche más rápido del mundo.

¿Quieres la velocidad y aceleración de un cohete en la tierra y la autonomía para cruzar España con “4 ocupantes”? Eso es posible, o al menos así lo vende, Elon Musk y su marca Tesla.  El impresionante deportivo estará disponible en el 2020, y podrás reservarlo directamente en su web, pagando con tarjeta de crédito 4.000 €, y realizando una transferencia de 39.000 € en un máximo de 10 días. Si tienes dudas antes de pagar, puedes solicitar una llamada y desde Tesla te atenderán encantados de aclarar tus dudas.

El Tesla Roadster es la última creación de Elon Musk, y se enseñó por primera vez en el 2018, en Basilea, Suiza, durante el Grand Basel Motor Show. Este selecto evento presenta al público un número limitado de automóviles de alta gama cuidadosamente seleccionados, entre los que se encuentran joyas clásicas, ediciones contemporáneas únicas y los concept cars más tecnológicos. En definitiva obras maestras de la automoción que se seleccionan cuidadosamente por su especial significado cultural, conceptual, su condición, la procedencia, la rareza y el valor de cada automóvil. En esta espectacular entorno, Tesla, presentó al mundo un deportivo de líneas limpias y de configuración 2+2 del que poco se sabía.

Las cifras del nuevo Tesla Roadster, que llegará a sus primeros clientes en el 2020, son de infarto. El deportivo acelera de 0 a 100 km/h en 2,1 segundos, más rápido que el Mercedes de Campeón del Mundo de F1 Lewis Hamilton. Alcanza una velocidad máxima de más de 400 km/h y tiene un par de 10.000 Nm soportados gracias a la tracción total, y supongo que por un software de gestión electrónica digno de la una nave espacial. Para que te hagas una idea, el Bugatti Chiron, el nuevo capricho para multimillonarios aburridos de gastar, tiene solo 1.600 Nm de par, diez veces menos que el Roadster, una auténtica salvajada que va a dejar sin palabras a la industria del automóvil una vez que las primera unidades estén rodando. Lo más sorprende de todo es que, a diferencia del Bugatti, que tiene un motor consume como el portaaviones USS John F. Kennedy, el Tesla Roadster se mueve con la misma energía que enciende la lámpara de tu mesita.

Si todo esto que promete Elon Musk es verdad ¡va a ser la leche! Pero todavía hay más, el Roadster tiene una autonomía de 1000 km gracias a una nueva generación de acumuladores energéticos que permitirán una recarga extremadamente rápida, a una eficiente aerodinámica y a un peso menor al de un Porsche 911.

Si el fundador de Tesla sigue soñando, que la patrulla X se empiece a romper la cabeza para innovar.

Patrocinado por: Aldro – Energía y soluciones