Cuando parecía que su compañero Valtteri Bottas le había salido “respondón”,
Lewis Hamilton, a pesar de salir 2º desde la parrilla, solo necesitó 200 metros para
poner las cosas en su sitio y demostrar quien es el piloto más fuerte en Mercedes
Victoria inapelable de Lewis Hamilton en Shangai, y eso que Valtteri Bottas, que
había ganado el primer Gran Premio de la temporada, en Australia, en China
“avisó” el sábado haciéndose con la “pole”, superando nada menos que a “Míster
poles”, que tuvo que conformarse con salir 2º, al menos delante de los 2 Ferrari de
Vettel y Leclerc.

Las dudas duraron el tiempo que tardó en apagarse el semáforo de la salida.
Hamilton salió como un rayo, y en pocos metros superó a Bottas, y así empezó a
cimentar una victoria incontestable, ya que nadie pudo rodar a su ritmo. La salida
del inglés de Mercedes, desde el lado sucio de la pista, resultó fundamental, ya
que saliendo Sebastien Vettel 3º, y por el lado limpio del trazado, Hamilton podría
haberse visto, en las “engorrosas” dos primeras curvas de Shangai, metido en un
lío que podría haberle costado la victoria.

Nada de eso pasó, y la única ocasión que tuvieron Bottas y Vettel de hacer algo
contra Hamilton se les esfumó en menos de 500 metros. A partir de ese momento
el campeón del mundo puso un ritmo de carrera demoledor, haciendo una de esas
carreras en las que Hamilton resulta imbatible, y a partir de su exhibición, la única
duda era saber qué serían capaces de hacer los Ferrari que, otra vez, se metieron
en un lío poco explicable dando órdenes a Charles Leclerc de dejarse adelantar
por Vettel, cuando el alemán no parecía estar rodando a un ritmo claramente
superior al del joven monegasco. De un posible 3º-4º pasaron un 3º-5º final, si bien
Leclerc ni se quejó.

El debutante en Ferrari parece tener muy claro su papel, y lo último que quiere es
significarse como un piloto “problemático”, mientras que el siempre difícil “entorno”
de Ferrari empieza a lanzar andanadas contra Vettel y contra la dirección del
equipo, por lo que entienden es una protección excesiva del piloto alemán. En
cualquier caso, de Vettel hay que decir que defendió notablemente su puesto en el
podio, y contra su “bestia negra”, Max Verstappen, al que no dio ninguna opción
de adelantarle y eso que el de Red Bull no es de los que se andan con chiquitas a
la hora de pelear por una posición, y menos si es tan preciada como un podio.
Precisamente los red Bull siguen dando muestras de poderío, y si llega la mewjora
de motor que los de Honda les han prometido para la próxima carrera, habr´á que
contar con ellos, sobre todo con Verstappen, para “armarla” en las calles de Bakú.
Por cierto: Pierre Gasly, que acabó 6º, se permitió el lujo, que éste año concede
un punto extra, de marcar la vuelta rápida en carrera a un giro del final de la
carrera.

Por parte de Carlos Sainz, y después de un fin de semana regular, salió el 14º, al
menos delante de Lando Norris, su compañero de equipo, sus posibilidades se
esfumaron casi antes de empezar, porque en la salida recibió un golpe, que
también alcanzó a Norris, una “carambola” provocada por Dani Kyvat, que leobligó a pasar por boxes y perder allí sus pocas opciones de puntuar. Al final
terminó el 14º.

Llamativa y sorprendente fue la carrera del debutante en Alexander Albon, que
pilota para Toro Rosso que, después de haberse dado un “palo” durísimo el
sábado, y saliendo desde los boxes, consiguió acabar el gran Premio el 10º.
El mundial pasa a estar liderado por Hamilton, con 68 puntos, mientras que su
compañero Bottas es 2º, con 62. El 3º, Verstappen, ya está a 29 puntos del inglés
de Mercedes, con Vettel un poco más lejos, concretamente a 31 puntos de
Hamilton. Es cierto que el mundial acaba de empezar pero, si a Hamilton se le
dan, en solo 3 carreras, estas ventajas, cuando se quieran dar cuenta el de
Mercedes estará celebrado un nuevo título. Los Ferrari, que en la pretemporada
parecían el coche a batir, tienen algunos problemas, parece que de aerodinámica,
y resolverlos, al tiempo que los Mercedes y los Red Bull mejoran sus respectivas
propuestas, no va a resultarle fácil a los italianos.

La próxima cita, en las calles de Bakú, la capital de Azerbayán, promete
emociones fuertes, sobre todo para los que lleguen al “embudo” emparejados con
Verstappen.