Pocos son los coches capaces de generar emociones indescriptibles de conducción, el Lamborghini Sesto Elemento es uno de ellos. Su nombre hace honor a su principal característica: la ligereza y es que es el sexto elemento de la tabla periódica, el carbono, es el material que predomina en este espectacular modelo.

Rendimiento nunca antes visto

El Lamborghini Sesto Elemento, solo apto para circular en circuito cerrado posee una increíble potencia de 570 CV que lo impulsa de 0 a 100 km/h en tan solo 2,5 segundos gracias a la tracción permanente en las cuatro ruedas. Es, por tanto, la mayor aceleración vista en un coche que supera los 300 km/h gracias a la característica que rige todo el diseño del modelo, la ligereza y, por tanto, la agilidad que manifiesta en todos y cada uno de sus movimientos.

La fibra de carbono como base del proyecto

La marca italiana ha basado este proyecto en uno de los elementos fundamentales, el carbono. La mayoría de elementos que componen el espectacular Lamborghini Sesto Elemento están elaborados con fibra de carbono, un material ágil, flexible y ligero que consigue transmitir sus cualidades a este impresionante modelo.

El monocasco, bastidor, elementos de suspensión, llanes y eje de transmisión son algunos de los componentes fabricados con fibra de carbono mientras que la carrocería luce en su exterior un compuesto especial de plástico y fibra de carbono cubierto con una fina capa de pintura brillante con microcristales reflectantes incorporados. Un material único que Lamborghini ACRC y los laboratorios Boeing de Seattle han desarrollado especialmente desarrollado para este fin.

Vuelta a lo esencial

Con el objetivo de mantener en todo momento esa ligereza que tanto ha costado conseguir, el interior del Lamborghini Sesto Elemento se reduce a lo esencial. Se rechaza prácticamente cualquier tipo de comodidad típica de un coche de carretera para reducirse tan solo a la presencia de volante, velocímetro digital y unos pocos mandos. Se prescinde incluso de los asientos,en su lugar el acolchado se fija en la carrocería que toma forma de asiento.

Auténtica obra maestra

El Lamborghini Sesto Elemento luce un exterior que expresa su potencia en cada centímetro de superficie.

Sin perder las características esenciales que lo hacen inmediatamente reconocible, todo y cada uno de los detalles que componen este imponente modelo están destinados a ofrecer la máxima funcionalidad sin perder de vista la estética: la gran toma de aire bajo el guardabarros, los caudales canalizados por dos líneas que nacen en el techo así como las ranuras de la cúpula. Todo ello se orienta a dotar al Lamborghini Sesto Elemento de una personalidad única al mismo tiempo que le concede una aerodinámica excelente.

Lamborghini Sesto Elemento

Un lujo reservado para unos pocos

 Lo bueno dura poco y, por desgracia para la mayoría de mortales, el Lamborghini Sesto Elemento solo se puede contemplar en su máximo esplendor dentro de una pista ya que no está homologado para circular por carretera.